Los hechos, según informa la Policía Municipal, se produjeron sobre las 20,35 horas del lunes. Una dotación se trasladó a la zona de la estación de tren porque una joven había sido agredida por su expareja en la vía pública.

A su llegada, esta les explicó que el joven le propinara una patada y le sustrajera el móvil para abandonar el lugar posteriormente. Una vez localizada, la madre les dijo que no era la primera vez que el chico agredía a su hija y que ya había sido denunciado por hechos similares el mes anterior.

Tras ser identificado, se localizó al joven que reconoció que discutiera con su pareja y que acaba de devolver el móvil a la madre de la chica.

Sin embargo, negó que la hubiera agredido o que le quitase el teléfono. Sobre el mismo, dijo que se había caído durante la discusión. Finalmente, fue detenido por tres delitos: violencia de género, lesiones y robo con violencia de teléfono móvil.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.