La iniciativa de estos despachos de abogados se dirigiría contra el Consistorio hispalense, al entender que no fueron adoptadas las medidas necesarias para impedir los altercados, toda vez que las estampidas y tumultos de aquella Madrugada del Jueves al Viernes Santo dejaron más de cien lesionados y heridos, 17 de los cuales requirieron ingreso hospitalario.

Como consecuencia de los incidentes, fueron arrestadas más de diez personas por presuntos delitos de desórdenes públicos o contra los sentimientos religiosos, siendo tres de ellos encarcelados de modo provisional.

La decisión de Sanguino Abogados se produce, según este despacho de abogados, "por discrepancias jurídicas, tras considerar que la acción de acusación planteada se aleja del objetivo primario" que motivó la unión de estos despachos de abogados, que no fue otra que "el esclarecimiento de los hechos y la identificación de los posibles autores materiales de los mismos".

Según Sanguino Abogados, uno de los objetivos fundamentales era el impulso procesal de las diligencias de investigación, circunstancia que no sucedió tras los incidentes de la Semana Santa de los años 2000, 2005, 2009 y 2015, determinando "el archivo casi inmediato de las mismas". Sanguino Abogados, no obstante, desea "los mayores éxitos" al grupo de despachos que continúan personados en este procedimiento que se sigue en los Juzgados de Instrucción de Sevilla.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.