Así lo han explicado fuentes del sindicato CIG (el mayoritario en el comité de empresa) a Europa Press, y han señalado que la regulación de empleo afectaría tanto a personal del área de producción como a las oficinas y personal administrativo.

Con respecto a los motivos para proponer esa medida, y aunque la empresa ha esgrimido esa "falta de liquidez", los sindicatos no han entrado a valorar si realmente es necesario un ERTE, aunque mantienen que, a priori, y tras los resultados del pasado año, no debería ser una opción. En todo caso, han señalado que la empresa todavía no les ha facilitado la información completa acerca de la situación en la que se encuentra la firma.

No obstante, sí que han expresado que "la empresa no corre peligro" y que, en todo caso, la dirección les ha garantizado que no se deslocalizará producción y que se mantendrá el trabajo en la fábrica de Mos.

En el encuentro de este miércoles no se ha avanzado en ningún aspecto relacionado con el ERTE, más allá de aprobar un calendario de reuniones. Según dicho calendario, sindicatos y empresa volverán a sentarse el próximo lunes a mediodía para empezar a analizar la documentación económica y valorar "si hay razones o no para hacer un ERTE".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.