Según informa el Instituto Armado, el bulo pudo originarse a raíz de que el pasado lunes, 5 de marzo, un hombre de unos 50 años se acercó a un chico, de alrededor de 13 años, y le ofreció irse con él en coche. Sin embargo, no llegó a tocar al niño en ningún momento y no mostró ningún tipo de agresividad, según declararon los testigos que presenciaron la escena junto al menor.

La Guardia Civil acompañó al menor, que se encontraba tranquilo en todo momento, a prestar declaración al cuartel junto a los testigos que habían presenciado la escena, mientras se localizaba a la madre.

De las declaraciones del menor y de los testigos, no se observó la comisión de ningún ilícito penal. A pesar de ello, los agentes han tratado de localizar al hombre y tomarle declaración, sin resultado de momento.

Con todo, durante la mañana del pasado martes comenzó a difundirse "masivamente", a través de redes sociales, un mensaje de audio en el que alguien alerta de un presunto secuestrador, que había agredido a un niño para intentar secuestrarlo y del trauma generado por la situación.

El mensaje creó una alarma social que ha motivado cientos de llamadas a las centralitas de la Guardia Civil de gente asustada por lo ocurrido. Es por ello, que los agentes decidieron tomar cartas en el asunto.

Así, se localizó al hombre que creó el mensaje de audio y que ha declarado que lo envió para su familia, sin intención de que trascendiera, pero que horas más tarde estaba ya circulando en numerosos grupos de varias redes sociales.

Como el mensaje no respondía a la realidad de lo ocurrido, y ante la "enorme alerta social causada en toda la provincia de Alicante", la Guardia Civil de El Campello ha detenido a este hombre, un hombre de nacionalidad española y 33 años, como presunto autor de un delito de desórdenes públicos, que ha quedado en libertad con cargos, a la espera de la decisión de la autoridad judicial.

La Guardia Civil recuerda que difundir situaciones de peligro para la comunidad o la producción de un siniestro a consecuencia del cual es necesario prestar auxilio a otro, y con ello provoque la movilización de los servicios de policía, asistencia o salvamento, es un delito de desórdenes públicos, tipificado en nuestro código penal (Artículo 561 de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal)

Además, con la difusión de hechos como este, también se vulneran los derechos del menor afectado, ya que se difunden situaciones de su vida privada, correspondientes a su intimidad, que pueden llegar a afectarle psicológicamente, incurriendo en otro tipo de delitos.

Consulta aquí más noticias de Alicante.