Autónomos
Joven autónoma. EFE

El número de trabajadoras autónomas en España se situó al finalizar 2017 en 1.130.771 mujeres, el 35,3% del total del colectivo y cifra superior a la existente antes de la crisis. Según datos de ATA, a finales del año pasado había 24.029 autónomas más que en mayo de 2008, una situación que no se da en el caso de los autónomos varones, cuyo número sigue siendo inferior al de antes de la crisis.

"No cabe duda de que las mujeres autónomas están siendo las protagonistas de la recuperación económica y la generación de empleo. El crecimiento de autónomos en España es en femenino. Los negocios liderados por mujeres se mantienen más en el tiempo y han conseguido superar los niveles previos a la crisis", asegura la secretaria general de ATA, Soraya Mayo, con motivo del Día Internacional de la Mujer, este jueves 8 de marzo.

El número de trabajadores autónomos en España ha pasado de los 3.409.008 de en mayo de 2008 a 3.200.314 en diciembre de 2017, lo que se traduce en un descenso del 6,1%, es decir, 208.696 trabajadores por cuenta propia menos. No obstante, mientras el número de autónomas ya está en signo positivo, aún hay 232.725 autónomos varones menos que antes de la crisis. Atendiendo sólo a los datos de 2017, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) ganó 9.023 cotizantes en el año, de los que 4.936 eran varones (el 55%) y 4.087, mujeres.

De acuerdo con este informe, cuatro de cada diez autónomas se dedican al sector servicios (comercio u hostelería), una de cada diez a la agricultura y una de cada cuatro (el 25,5%) a una actividad profesional (educación, sanidad, científica o administrativa). "Las mujeres autónomas se decantan por sectores como el comercio y la hostelería (...) Pero hay que reseñar también que las mujeres no se quedan en el cliché y también destacan en las actividades que ahora tienen un mayor empuje como son las científicas, profesionales y técnicas y en educación y servicios sanitarios", destaca Mayo.

Canarias lidera el aumento de autónomas

Según ATA, Canarias ha liderado el incremento de mujeres autónomas en la última década, con un avance del 18,1% entre mayo de 2008 y diciembre de 2017. Le sigue Madrid, con un incremento del 14,3%, y Andalucía (+9,8%). Por contra, siete comunidades presentaban a finales de 2017 menos autónomas que antes de la crisis. Es el caso de Galicia (-12,8%), Asturias (-9,9%), Cantabria (-4,6%), Castilla y León (-3,2%), País Vasco (-3%), Cataluña (-0,8%) y Aragón (-0,5%).

En todas las comunidades el peso de los autónomos varones es muy superior al de las mujeres. Galicia y Asturias son las comunidades donde el empleo autónomo femenino tiene mayor peso y supera la barrera del 41% del total de autónomos, un 41,2% y 41%, respectivamente. Por encima de la media nacional se encuentran también Cantabria (38% de autónomas) y País Vasco (37,4%). En el otro extremo, Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma donde menor peso tienen las mujeres con respecto al total de autónomos, con el 30,2%, frente al 69,8% de los varones.

En comparación con la UE-28, el porcentaje de mujeres autónomas españolas dentro del colectivo (32,8% según la metodología que usa Eurostat) es superior al de la media comunitaria (32,1%) y al de países como Italia (29,6%), y se sitúa ligeramente por debajo de las cifras de Reino Unido y Alemania (33,2%).