Los votantes de toda la vida del PSOE, ¿pueden seguir votando al partido?
Estoy en año sabático y lo voy a mantener, así que no es un buen tema para mí ahora el PSOE. El espectáculo no es solo nuestro. Me preguntas por los votantes del PSOE, y yo pienso ¿y los del PP y Podemos? ¿Qué referentes tienen?

Pero póngase en la piel del votante, ¿se puede votar a Sánchez?
Yo tengo una sensación de orfandad representativa. Anteayer oía a Rajoy y yo creo que ni en los mejores momentos de Gila. Y admiro mucho a Gila.

¿Nunca ha votado en blanco?
No, nunca. Y además me siento ajeno a los debates, no a lo que se plantea por ejemplo el 8 de marzo. Eso me interesa mucho.

¿Qué diferencia ve en esta ocasión en el planteamiento del 8 de marzo?
Los movimientos feministas sufragistas luchaban para poder votar y los movimientos de los 70 y de los 80 luchaban por la igualdad de derechos. El momento actual, en que el problema no se deriva de una igualdad formal legal, que también, solo se resolverá como una lucha de poder, cuando de verdad el poder sea tan femenino como masculino. Es una lucha de poder en el sentido más profundo: porque lo que sigue dominando es la interpretación masculina de las relaciones de poder y eso es lo sorprendente. En esta fase creo que se plantean relaciones de poder y no una reivindicación.

¿Es más poderosa Soraya?
No, es que tiene mucho más trabajo. No tiene mucho poder. Mariano es el único animal que conozco que avanza sin moverse, pensaba antes. Luego me corregí: parece que avanza pero es porque los demás retroceden.

¿Puede hacer una comparación entre los líderes de su momento y los de ahora?
Hay que curarse de la tentación de que toda generación nueva es peor o más frágil. Y yo creo que vivimos en una crisis de gobernanza y esa crisis tiene entre otros elementos una crisis de liderazgo. Se ha fragilizado mucho el debate intelectual.

¿Y la crisis de representatividad en su partido?
Igual. Se tiende a creer que se gana representatividad cuando se pone en manos de la base las decisiones que deberían ser de los responsables. ¿De verdad uno tiene que someter a los ciudadanos a tomar una decisión que corresponde a los responsables? Está de moda, veo que Podemos lo hace.

Ha citado a Podemos: ¿es Iglesias un orador a su altura?
Yo creo que es brillante y no sé si le pierde una sobredosis de rencor en su manera de expresar sus ideas.

¿Entre Rajoy, Rivera, Iglesias y Sánchez?
Parlamentariamente Rajoy se defiende bien. Fuera ya es otra cosa. Tiene bastante potencia de comunicación Arrimadas. El más listo de todos es Iceta. Es el Messi de la política catalana. Regatea bien pero se distrae, tiene que tener un objetivo: meter gol.

¿Se recuerda de joven?
Era como el de ahora. Lo que te mantiene joven es la curiosidad y la rebeldía con uno mismo.

¿Y ser temerario?
No, nunca lo he sido. Tal vez ha sido un defecto de carácter, yo he sido poco gritón, más bien moderado.

¿Cómo era de niño?
No tengo ni idea: bastante corriente. Yo no quería ser político, nunca quise. Estaba hasta harto de mí mismo después de casi 14 años.

¿Deberían limitarse los mandatos?
No estoy seguro de que tenga que limitarse por ley. Lo que estoy seguro es de que lo que eres capaz de soportar cuando tienes dos años o tres, aunque sea una tonelada, eres incapaz de soportarlo cuando llevas 12 años, aunque sea un kilo.

¿Qué quería ser cuando era joven?
Quería hacer Filosofía pura en la primera matrícula.

¿Por qué hizo Derecho entonces?
Porque a mis padres casi les da un infarto cuando se enteraron de que tenían un hijo que quería ser filósofo, claro. Los pobres se llevaron un disgusto tremendo. Decían: '¡Cómo!, ¿filósofo?' Y menos mal que no dije que quería ser poeta.

¿Y le convencieron?
No me convencieron, pero me cambié la matrícula.

¿Le ha convencido alguien alguna vez?
Sí, muchas veces. Pero una cosa es que me convencieran y otra que entendiera las razones. Y pensé: '¿De verdad merece la pena que amargue la vida a mis padres por estar matriculado en Filosofía pura?'.

¿Le sorprende que haya personas con una ideología como Junqueras que sean muy religiosos?
No me sorprende nada. Entre otras cosas porque la fe, y puede ser que la tenga, sirve para justificarte hagas lo que hagas. Si tienes fe, el sentimiento de culpa es transitorio.

¿Cree usted en la socialdemocracia actual? ¿Tiene futuro?
Brandt, cuando se estaba muriendo, hizo una denuncia de los sectarismos, o de las utopías regresivas, o de esa izquierda que confunde los instrumentos con los objetivos. Si luchas por una mayor igualdad y te sientes atrapado en los instrumentos tradicionales estás perdido. Porque eso te lleva a Venezuela, por decir algo. Yo no creo en la rigidez. Ahora que ha cedido su puesto de mando Schulz, recuerdo que hace poco le oía hablar desde la tribuna y decía: 'Quiero volver a hacer del SPD un partido de masas'. Y yo decía: '¿De verdad tenemos que soportar ese lenguaje?' No conozco a nadie que hable de las masas que se sienta masa.

Si Pablo Iglesias estuviera en el PSOE y no Sánchez, con una ideología afín y no con la que tiene...
Es un oxímoron lo que plantea. Si fuera líder del PSOE y no pensara como piensa...

¿Hay algo de lo que se arrepiente?
Si digo que no estoy seguro, ¿me podéis creer? Muchas cosas.

¿Y algún dolor personal por alguna traición?
Políticas muchas, siempre hay sentimiento de que te traiciona alguien, pero no me han dejado rencor. Ha habido gente con la que he decidido que no vuelvo a tomar café, pero son muy pocos. Porque sería incomodísimo si fueran muchos. No vas a ir tú solo a tomar café siempre.

¿Cómo se lleva el pasar de ser un símbolo del socialismo a ser tachado de facha o que se le asocie al capitalismo?
Creo que lo llevo igual que Serrat. Me siento tan facha como Serrat. Hasta qué punto el lenguaje traiciona al que no sabe usarlo, y manifiesta un trasfondo fascista cuando se expresa descalificando como fascistas a los demás.

¿Le dan ganas de dar un golpe en la mesa de su partido?
Nunca he tenido esos ataques de ira ni de furia. Algunas veces cuando veo que se irrita Rubalcaba me da la risa porque se irrita... Me preocupan las cosas, pero no me irritan. Por eso no me alteran las tonterías y barbaridades que dicen. La rebeldía tiene que empezar por uno mismo. Me produce más tristeza ver a jóvenes viejos que a viejos viejos, enganchados a la utopía regresiva, los jóvenes que se autoflagelan que no son los que más padecen. Eso me preocupa más.

¿Qué libros está leyendo?
Estoy leyendo el libro de Joaquín Almunia, porque lo tengo que presentar y todavía no me he atrevido a presentar un libro sin leérmelo. Que no es algo habitual, lo habitual es lo de los solaperos.

¿Recomendaría algún libro para Iglesias, otro para Rivera, otro para Rajoy y otro para Sánchez?
Para que no se alteren deberían leer algo de poesía todos ellos. Es un problema de salud pública. La virtualidad de la poesía es que anticipa mucho lo que viene sin que el que escribe la poesía lo pretenda. Y profundiza en la condición humana, que es lo que echo a faltar en la educación. Antes educabas para enfrentar los desafíos de la vida, ahora la mejor educación sería la que preparara para enfrentar la incertidumbre. ¿Cómo se conseguiría eso? La gran paradoja es: volviendo a las Humanidades. Tienes que enfrentar la incertidumbre leyendo a los clásicos. Llegaremos a eso.

"No he sido nunca un revolucionario, era un reformista de mierda"

"Tuve una conversación fantástica con Tsipras. Me preguntaba de buena fe: 'Tú llegaste al poder con mi edad y quiero saber cuánto te frustró tener que asumir la realidad, para mí ha sido un choque '. Y le dije: 'A mí no me frustró tanto. Es que no he sido nunca un revolucionario, era un reformista de mierda. Yo quería cambiar las cosas reformándolas y tú querías liquidarlo todo. Tenías una alternativa teórica y te has encontrado con la realidad, así que comprendo el choque. Yo sabía cuántas resistencias tenía que vencer para que hubiera una sanidad para todo el mundo'".