Ricardo Jiménez. Caracas, 1983
Ricardo Jiménez. Caracas, 1983. La exposición 'Fotos desde el auto' puede verse en La Fábrica de Madrid hasta el próximo mes de abril. RICARDO JIMÉNEZ

Visto y no visto. Momentos capturados en movimiento. Instantes fugaces. Así puede resumirse Fotos desde el auto, la pequeña muestra compuesta por 24 fotografías que acoge el espacio La Fábrica de Madrid hasta el próximo mes de abril.

Su autor, Ricardo Jiménez (Caracas, 1951) lleva años fotografiando la ciudad que le vio nacer desde el interior de un automóvil. Deudor de otros fotógrafos 'rodantes' del alcurnia como Walker Evans o Robert Frank, el venezolano inmortaliza peatones, paisajes, rincones de la urbe... que por la particularidad de sus técnica no volverá a encontrarse de la misma forma.

El resultado de este viaje en solitario son imágenes en blanco y negro, donde priman los contraluces, de temática urbana, donde predomina la nocturnidad pero también lo onírico y lo poético, que dejan volar la imaginación del espectador porque no dan nada por cerrado o definido.

El poeta Igor Barreto, colaborador de Jiménez las define como "fotografías donde los personajes transmiten atención en si mismos y en las que las cosas que los rodean: ellos comunican paz y equilibrio en sus relaciones y, lo que es mas interesante, están o parecen estar en silencio".

Formado en la Escuela Frías de Caracas y el Sir John Cass School of Art dee Londres, Ricardo Jiménez comenzó su trayectoria profesional a mediados de los años 70. En 1978 completa su primera serie, Inscapes, que muestra paisajes interiores urbanos. Un año después exhibe sus primeras fotografías con el Group Encounters en la Gallerie Manchester.

En 1982, participa en la exposición colectiva Los venezolanos, en la Photographer's Gallery de Londres. Y dos años después su obra forma parte de la muestra colectiva 49 años de fotografía artística en Venezuela, en el Museo de Arte São Paulo. En 1985 realiza su primera exposición individual y ese mismo año recibe el Premio de Fotografía Luis Felipe Toro. A partir de ese momento compagina la fotografía publicitaria y editorial con las exposiciones colectivas e individuales.