Kim Ki-duk
El director surcoreanao Kim Ki-duk posa con el León de Oro concedido a su película "Pietà", durante la ceremonia de clausura de la 69 edición del Festival Internacional de Cine de Venecia. Claudio Onorati / EFE

El movimiento #MeToo ha llegado hasta Corea del Sur. Un gran número de mujeres surcoreanas, de sectores tan diversos como el cine o la política, han comenzado a denunciar supuestos abusos sexuales.

Durante el programa PD Notebook, emitido por la cadena surcoreana MBC, una ex actriz afirmó que el director suroreano Kim Ki-duk, conocido por películas como Piedad, Hierro 3 o Moebius, le acosó sexualmente durante la preproducción de la película en la que iba a participar, según The Hollywood Reporter .

La mujer, que prefirió no revelar su nombre, aseguró también que ya durante la producción del filme, cuando el reparto y el equipo se hospedaron juntos, el director consiguió violarla en su habitación después de varios intentos fallidos.

Sin embargo, ella no es la única que ha denunciado al cineasta, ganador del León de Oro de Venecia, por supuestos abusos sexuales. Antes de la emisión del programa Ki-duk ya ocupaba todas las portadas de los medios locales por las denuncias de otras mujeres, que van desde el acoso hasta la violación.

La mujer afirmó además que no solo fue violada por Ki-duk, sino que el actor surcoreano Chao Jae-hyun también abusó de ella.

Ambos se encuentran entre los personajes más famosos del cine surcoreano. Su fama podría compararse con la del cineasta Tim Burton o la del actor Johnny Deep, por lo que las acusaciones han supuesto una gran polémica en el país.

Acusaciones contra el actor Jae-hyun

Jae-hyun, tras el escándalo, se declaró culpable y decidió renunciar a ser parte del comité organizador de un festival de cine, así como de su plaza en la universidad local con la que colaboraba.

El actor habría ofrecido un papel principal a la mujer a cambio de mantener relaciones sexuales. Pero ella afirmó que "no pudo evitarlo", y que después de lo sucedido tuvo que recibir terapia psiquiátrica por un trastorno de pánico.

"Busqué consejo de una actriz conocida (después de las violaciones), pero ella dijo 'así es la industria del cine'", declaró la mujer. Afirmó también que se estremeció al ver como las carreras profesionales de ambos hombres florecían, lamentando que fueran las víctimas las que tenían que renunciar a su sueño.

Otras acusaciones

Otra actriz, que ya había denunciado al cineasta Ki-duk por abofetearla durante el rodaje de Moebius (2013), afirmó que fue despedida por negarse a mantener relaciones sexuales con Kim.

Supuestamente, el cineasta habría intentado obligarle a mantener relaciones sexuales con él y otra mujer. Tras negarse, Kim la despidió y le dijo: "No puedo trabajar con una actriz que no puede confiar en mi".

La actiz aseguró además que tardó cuatro años en emprender acciones legales contra el cineasta porque los demás miembros del reparto y el equipo "tenían miedo de presentarse como testigos", al temer repercusiones en su carrera si declaraban contra uno de uno de los artistas más famosos de Corea del Sur.

Un miembro masculino del elenco que trabajó para Kim decidió declarar tras haberle asegurado el programa su total anonimato. El hombre alegó que "incidentes horripilantes" ocurrían en el set de rodaje del cineasta, pero que nadie se había atrevido a denunciar a un hombre tan poderoso como Kim.

Una tercera actriz aseguró que decidió no participar en un proyecto del director tras sufrir acoso verbal y preguntas de contenido sexual, como el color de sus partes íntimas.

"Mi agencia estaba profundamente decepcepcionada", expuso la actriz. "Pero años después aún no puedo olvidar esa hora en el café", añadió.

Declaraciones de Kim Ki-duk

El director, que se negó a atender las llamadas del programa, envió un mensaje a los creadores de PD Notebook.

"El movimiento #MeToo continúa siendo cada vez más drástico y (...) entierra a la gente viva incluso antes de que la verdad haya sido revelada", escribió.

"He robado un beso, pero nunca he hecho nada más que eso sin el consentimiento de una mujer y he estado involucrado en relaciones íntimas, pero siempre fue consensual. Sin embargo, estoy avergonzado de esto, como un hombre casado y familiar ", declaró Kim.