Las cinco junteras de Podemos que componen el grupo en las Juntas Generales de Bizkaia: Neskutz Rodríguez, Elsa Pamparacuatro, Asun Merinero, Nuria Atienza y Eneritz de Madariaga, se han sumado a la huelga convocada el 8 de marzo por el movimiento feminista para demostrar que, "si las mujeres paran, se para el mundo".

Las junteras de Podemos Ahal Dugu destinarán su sueldo del 8 de marzo al colectivo feminista que está organizando la huelga, tal y como harán las compañeras de Elkarrekin Podemos, con el fin de "colaborar aportando recursos económicos para afrontar la huelga".

Ante la llamada del movimiento feminista, y numerosas organizaciones, a secundar una huelga "no sólo laboral, sino también de cuidados, de consumo y estudiantil", las junteras de Podemos en las Juntas Generales de Bizkaia han mostrado su apoyo a "una huelga sin precedentes, un momento histórico, que tendrá lugar en más de 170 países y en el que, como políticas y por responsabilidad, no podemos faltar".

Por otro lado, el grupo juntero morado ha lamentado que haya junteras de otros partidos de la Cámara vizcaína que "no se sumen a la huelga convocada para el 8 de marzo". En ese sentido, las apoderadas de Podemos Bizkaia, mediante un escrito remitido a la Mesa de las Juntas Generales, solicitaron que la institución apoyara y se sumara a la huelga feminista del 8 de marzo en Bizkaia, cuestión que ha sido rechazada por este mismo órgano.

En la propuesta también se pedía que las Juntas se comprometieran con el 8 de marzo no convocando comisiones ni reuniones ese día, "izando la bandera feminista como símbolo de apoyo a las reivindicaciones y a la lucha histórica de las mujeres tanto en la sede de la institución como en la Diputación foral de Bizkaia y animando a las mujeres de Bizkaia a participar en las acciones y manifestaciones previstas por los colectivos feministas".

El escrito, pendiente de debate, también instaba a la Diputación, Gobierno Vasco y Gobierno de España a aumentar el presupuesto en igualdad, así como a animar a la ciudadanía.

Las apoderadas de Podemos consideran "imprescindible sumarse a la huelga del 8 de marzo porque la brecha salarial es del 30%, porque las mujeres soportan más paro, más precariedad y más violencia laboral y económica, y porque las mujeres siguen realizando el trabajo doméstico y de cuidados para cubrir las necesidades básicas de la vida, un trabajo imprescindible que se invisibiliza y no se reconoce".

Tras denunciar que "tanta violencia machista y heteropatriarcal es insostenible", han censurado también que "los puestos de poder y de toma de decisiones siguen siendo para hombres", así como que "los recortes en los servicios se hacen a costa del trabajo y el tiempo de las mujeres".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.