Ante ello y en un comunicado, la Quinta Angustia ha transmitido al párroco de San Miguel, Francisco Jesús Orozco Mengíbar, y a los vicarios parroquiales correspondientes, toda su "solidaridad y apoyo", manifestando, a la vez, su "más firme repudio y tristeza por este tipo de actos, que agravia a nuestros sentimientos como católicos".

De este modo, desde la Quinta Angustia han expresado su "tristeza, dolor y repulsa por este ataque, que ofende a todos los que creemos y nos confesamos cristianos", al mismo tiempo que se unen "en oración con ellos para rogar a María Santísima de la Quinta Angustia", con el fin de que "nunca" les "desampare" y que les "alcance, de su divino hijo, la gracia de permanecer siempre fieles" en su fe.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.