La Fiscalía de Granada solicita dos años y nueve meses de prisión para él por un delito de descubrimiento y revelación de secretos; además de una multa de 5.400 euros y tres años de prohibición de comunicarse con su exmujer por cualquier medio, según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press.

El acusado, de 42 años, y su pareja se divorciaron el 16 de enero de 2015, pero "por necesidades de convivencia" siguieron viviendo juntos en su domicilio de Pulianas (Granada).

Así, el 27 de enero de ese año, "aprovechando esa convivencia forzosa" y que ambos habían creado juntos sus cuentas de correo electrónico, él accedió al teléfono móvil de su expareja, probablemente en un momento en el que un uso previo del mismo ya había desbloqueado el patrón gestual empleado como medida de seguridad.

El acusado procedió a enviar a su cuenta de correo electrónico 84 capturas de pantalla correspondientes a una conversación mantenida entre su exmujer y su hermana en el curso de una discusión telefónica. El 4 de febrero de 2015, "le reenvió otras tres capturas de pantalla en el transcurso de otra discusión". La Fiscalía considera que en el acusado concurren la agravante mixta de parentesco.

Consulta aquí más noticias de Granada.