Las máquinas quitanieves están trabajando para llegar a la zona y en el albergue confían en que "de un momento a otro se pueda abrir la carretera", donde se acumulan más de tres metros de nieve que impiden la subida y bajada de vehículos desde el pasado domingo, según ha detallado a Europa Press Francisco Berenguer, responsable del complejo.

Los estudiantes se han desplazado a la zona para realizar actividades vinculadas a un módulo para obtener el título de monitores de montaña y tienen previsto partir el próximo viernes, de forma que por el momento la estancia está transcurriendo "sin preocupación".

Los gestores del albergue mantienen contacto con Protección Civil y 112 por si necesitaran algún tipo de ayuda. Según sus cálculos, son unas 62 personas las que se encuentran allí incluyendo a los trabajadores.

Berenguer reconoce que en los 18 años que lleva en el albergue nunca había estado la carretera tantos días cortada por las copiosas nevadas, que incluso han ocultado tres vehículos y ahora se afanan en encontrarlos para evitar que las máquinas que retiran la nieve "se los lleven por delante cuando pasen".

Pese a ello garantiza que "no hay ninguna alerta": "Estamos bien en el edificio; hay comida y gasoil suficiente; si necesitemos comprar podemos bajar con los esquís al pueblo". Afirma que los niños "están encantados" compatibilizando las salidas al exterior con el tiempo frente a la chimenea y, puesto que ya "oyen a las máquinas trabajando", confía en que la vía quede abierta en las próximas horas.

Según indica su página web, se trata de un albergue en propiedad de la Universidad de Granada y gestionado por la empresa de guías de montaña Nevadensis. Está situado a 2.500 metros de altitud en el entorno de los Peñones de San Francisco.

Es un edificio antiguo situado a tres kilómetros de Pradollano, aislado de los edificios de la urbanización de la estación de esquí de Sierra Nevada.

Consulta aquí más noticias de Granada.