Cuatro turistas españolas, tres mallorquinas y una cordobesa, fallecieron en la tarde de ayer lunes en un accidente de tráfico múltiple ocurrido en la carretera que une los Cayos de Florida con Miami (EE UU), confirmaron este martes fuentes diplomáticas españolas y la Patrulla de Carreteras de Florida (FHP).

Las víctimas son las mallorquinas Teresa Sánchez Quetglas, de 30 años; María López-Bermejo Roselló, de 31, y Margarita Cortés-Pardo, de 31, y la cordobesa Ana Gaitán Díaz, de 31, indica un comunicado policial.

Según el informe oficial, testigos presenciales explicaron que el automóvil en el que viajaban las españolas aparentemente intentó hacer un giro en la carretera y el camión que las precedía, que transportaba inodoros portátiles, no pudo detenerse a tiempo.

El impacto trasero que sufrió el Nissan Rogue en el que viajaban las españolas lo empujó al carril contrario, donde chocó con una autocaravana y, posteriormente, con un árbol situado junto a la conocida carretera US1. Las españolas fallecieron en el lugar del accidente, mientras que conductor del camión, Carlos Manso, de 30 años y residente local, y el de la autocaravana, Daniel Pinkerton, procedente de Alaska, fueron atendidos de lesiones menores en un hospital cercano.

El reporte confirma que las cuatro españolas llevaban el cinturón de seguridad, así como el conductor de la autocaravana, de 62 años, que dio negativo en las pruebas de alcoholemia. El informe del accidente, que se produjo a las 14.01 hora local (19.01 GMT), no informa sobre si Manso dio positivo en el control de alcoholemia y si llevaba el cinturón de seguridad.

El portavoz de la oficina del alguacil del condado de Monroe, Adam Linhardt, explicó que enviaron helicópteros de emergencia "pero que desafortunadamente no tuvieron que usarlos", ya que las víctimas "estaban ya muertas". José Sánchez, portavoz de FHP para el condado de Miami-Dade y el de Monroe, donde se encuentran la turística zona de los Cayos, indicó que la investigación de lo sucedido sigue "activa".

El objetivo de las autoridades es dilucidar si se trató de un homicidio involuntario u otra que no sea muerte accidental, investigación que podría demorar el proceso, explicó. Como consecuencia del accidente, fue cortada totalmente la carretera, la única que une la Península de Florida con los Cayos, a la altura del kilómetro 128 de esta calzada.