La figura del comercio era indispensable para efectuar la operación de compra, ya que la persona que se encargaría de la fabricación de los cuchillos sólo realizaba venta a empresas y no al público en general, motivo por el cual era necesaria la figura de la empresa para intervenir como intermediario en la operación. En esta operación la empresa tendría un beneficio de 1.200 euros, ya que el precio estimado de los cuchillos era de 2.500 euros.

Para que la empresa accediera a intervenir en la operación, la persona que supuestamente quería comprar los cuchillos le enviaba una imagen de una supuesta transferencia por valor de 3.700 euros, desconociendo esta última que la transferencia era ficticia, motivo por el cual la empresa contactaba con el artesano, contacto que se realizaba a través del comprador, para que fabricara los cuchillos, transfiriendo el dinero acordado, esto es, la cantidad de 2.500 euros, requisito indispensable para iniciar la operación.

La sorpresa para el comerciante, que ya había abonado el dinero, surgía cuando pasaba el tiempo y los cuchillos no llegaban y la supuesta transferencia que el comprador había realizado a su favor nunca se había realizado.

La Guardia Civil detectó que el modus operandi de este vecino de Los Llanos de Aridane consistía en hacerse pasar por varias personas dentro de una transacción comercial de compraventa de cuchillos, en la cual engañaba a un tercero (empresas de compra al por menor).

El supuesto estafador se hacía pasar por comprador de cuchillos y de maestro artesano de los mismos y engañaba a dicha empresa, la cual tenía que hacer de intermediario en dicha operación. Lo estafado por el presunto autor del ilícito penal en estos últimos cuatro meses, asciende a la cantidad de 15.000 euros.

El detenido, junto con las diligencias instruidas, ha sido puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Los Llanos de Aridane.