Un pueblo chileno celebra el Año Nuevo junto a las tumbas de sus seres queridos

  • El ayuntamiento abre el cementerio municipal en Nochevieja.
  • Recibe a los ciudadanos con luz y música clásica.
  • Este año se esperaba a 5.000 personas.
Cementerio de Talca (Chile)
Cementerio de Talca (Chile)
TOMÁS JORQUERA
Existen muchas formas diferentes de recibir el año nuevo, pero pocas tan originales como la que ofrece el municipio chileno de Talca, que abre las puertas de su cementerio para que sus ciudadanos puedan pasar la nochevieja con los seres queridos que han fallecido.

Este año ha vuelto a celebrarse esta particular ceremonia de despedida del año, que
tiene lugar desde hace once años y a la que estaba prevista la asistencia de más de cinco mil personas.

Antes de que dieran las doce de la noche, el vicario de Talca, Mario Molina, ofició una misa. Poco después, en torno a las once de la noche el alcalde de la localidad, Patricio Herrera, fue el encargado de abrir las puertas del camposanto para
que los talquinos esperáran la entrada de 2008 junto a la tumba de sus seres queridos.

El cementerio
esperaba a los visitantes con iluminación y música clásica en todos sus patios, "la idea es brindar un ambiente acogedor para todas aquellas personas que nos quieran acompañar en esta fiesta tan especial que ya es una tradición talquina", indica la administradora del cementerio

La
tradición se remonta a 1995, cuando la familia Opazo decidió saltar los muros del camposanto para esperar junto a la tumba de su padre la llegada del año nuevo.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento