Corea del Norte ha expresado su voluntad de dialogar con Estados Unidos y se ha comprometido a suspender sus pruebas nucleares y de misiles en caso de iniciar esos contactos. Así lo ha anunciado según anunció hoy el líder de la delegación surcoreana que viajó a Pyongyang.

El régimen norcoreano se abstendría de realizar "provocaciones armamentísticas estratégicas" mientras se desarrolla ese eventual diálogo. Las declaraciones se han producido en el contexto de un viaje de dos días en el que la delegación mantuvo un encuentro con el líder norcoreano Kim Jong-un.