Marta Mori, Lola Santillana Y Susana Santos Ccoo
Marta Mori, Lola Santillana Y Susana Santos Ccoo EUROPA PRESS

El sindicato de CCOO de Asturias ha hecho este martes en Gijón un llamamiento a participar en la huelga feminista del próximo día 8, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, para defender, incluso "a gritos", la igualdad entre hombres y mujeres en un mundo dirigido por ellos. Así lo ha hecho en la asamblea convocada a tal fin en el Centro Municipal Integrado Pumarín - Gijón Sur.

La responsable de Empleo y Cualificación Profesional en CCOO en Asturias, Lola Santillana, en declaraciones a los medios de comunicación, ha justificado que la huelga convocada por su sindicato junto a UGT de paros de dos horas por turnos, es "imprescindible" si se quiere visibilizar lo que pasa tanto con la brecha salarial como la desigualdad que está implantada en el país.

Ha lamentado, en este sentido, que el Gobierno de España lo único que hace son anuncios, pero no tiene soporte presupuestaria para todos los planes que supuestamente quiere llevar a cabo. Como ejemplo, ha puesto el Pacto contra la Violencia de Género, que no cuenta con ningún respaldo presupuestario.

Ha recalcado, asimismo, que para CCOO trabajar por la igualdad no es solo hacerlo para el 8 de marzo, sino que lo viene haciendo y lo seguirá haciendo para garantizar la igualdad entre hombres

y mujeres, para luchar contra los asesinatos y las violencias machistas y, fundamentalmente, para que haya una equilibrio que, en estos momentos, no hay entre ambos sexos. Por todo ello, cree que hay argumentos "más que suficientes" para sumarse a esta huelga y para la gran movilización social que va a haber el próximo 8 de marzo.

Santillana, además, ha considerado que aunque esta huelga se está instrumentalizando políticamente por algunas partes, lo fundamental es que el Gobierno de una vez escuche, ponga presupuesto y medidas para frenar la lacra de la violencia de género y de la desigualdad entre hombres y mujeres.

MIRAR HACIA OTRO LADO

"Es un problema de querer mirar hacia otro lado y no afrontar directamente el grave problema que hay ahora en la sociedad y que en los últimos tiempos, como se ve con 49 víctima de violencia de género en 2017, es más que evidente que no se está haciendo nada y que el Gobierno no está haciendo sus deberes", ha remarcado.

La secretaria de la Igualdad del Sindicato de la Enseñanza de CCOO en Asturias, Marta Mori, por su lado, quien ha incidido en que en el ámbito educativo hay mucha más desigualdad entre hombres y mujeres de lo que parece.

Entre otras cosas, ha apuntado que existe una brecha salarial del 14 por ciento, "aunque muchas veces se niega",

ha apostillado. Una brecha salarial que se debe en mayor medida a que los complementos pero también a que las mujeres son las que más se acogen a la media jornada. A esto ha sumado que las cátedras y los puestos directivos suelen estar desempeñados por hombres.

Ha remarcado, además, que, en general, las profesiones 'feminizadas' suelen tener retribuciones menores "y educación no es una excepción", ha sostenido, antes de apuntar que esta es una de las razones para que las educadoras de escuelas infantiles de 0 a 3 años cobren menos que otras profesiones 'masculinizadas' con una titulación equivalente. Algo que, según ella, pasa también dentro de la Sanidad en el campo de la Enfermería.

Como medidas correctoras, ha apostado desde CCOO por la coeducación. En este caso, ha abogado por recuperar los contenidos feministas relacionados con la coeducación que estaban insertos en la época de la Logse, que se suprimieron.

MAYOR DESIGUALDAD EN INDUSTRIA

En el caso de la Susana Santos, miembro del Comité de Empresa de Duro Felguera por CCOO, esta ha destacado que en el sector industrial es donde más patente está la desigualdad, tanto a nivel de contratos precarios como en la brecha salarial y, por supuesto, en la promoción.

"Las mujeres tenemos un techo de cristal infranqueable y da igual la titulación, la preparación o la capacidad", ha lamentado, antes de indicar que tal parece que no se las mira de la misma forma que a los hombres en el ámbito laboral a la hora de promocionar.

"No tenemos ninguna oportunidad", ha lamentado, antes de reconocer que pese a llevar 25 años en la empresa está "estancada" en su puesto como muchas otras mujeres. "Es un mundo muy machista", ha opinado sobre el sector industrial. "A igualdad de funciones no hay el mismo sueldo y, por supuesto, no hay la misma promoción", ha insistido.

Sobre si influyen en la promoción profesional de las mujeres los problemas de conciliación laboral y familiar, ha señalado que no deberían ser ellas quienes cargaran siempre con ellos. Y aunque ha coincidido en que sí pueden pesar, no es un problema de las mujeres sino del sistema y de los gobiernos.

En su caso, ha recalcado que ella tuvo dos hijos, no pidió reducción de jornada, y cuando regresó tras la baja maternal siguió trabajando exactamente igual. "No sé por qué tiene que pesar, pero entiendo que es el cliché, y me parece que es un tópico con el que hay que acabar", ha reivindicado. Solo desde la reeducación del sistema, de la sociedad en casa y de los gobiernos, es la única fórmula para acabar con estos clichés. De ahí que sea tan importante acudir a la huelga del 8 de marzo, para exigir "a gritos" la igualdad.

Respecto a si existe esa desigualdad también en los sindicatos, ha señalado que, en lo que se refiere a CCOO, no la ha visto y, pese a que ella pertenece a un sector masculinizado, no ha sentido discriminación. Sobre que la mayor parte de secretarios generales de los sindicatos sean hombres,

ha opinado que no le llama la atención "porque es el mundo". "El mundo está dirigido por hombres, en las empresas y cualquier sector", ha apuntado.

Consulta aquí más noticias de Asturias.