Las lanchas se encontraban en el depósito de Vigilancia Aduanera, cuando varios encapuchados irrumpieron en el lugar y consiguieron rociar con gasolina las embarcaciones. No obstante, un vigilante se dio cuenta de la situación, impidiendo que finalmente los saboteadores pudieran prender fuego a las lanchas.

Tras percatarse de que habían sido detectados por el vigilante, los encapuchados huyeron del lugar, por lo que se ha abierto una investigación para su identificación y localización.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.