"Ante la inquietud de algunos fieles por la aparición de lazos amarillos en algún templo de la Diócesis de Lleida, este Obispado quiere manifestar que la colocación de estos símbolos es ajena a la Diócesis, a la que nadie ha pedido autorización", asegura el comunicado.

El Obispado agrega que, "como recordaba la reciente nota de los obispos de la Tarraconense, el Obispado de Lleida busca siempre la unidad y la comunión de todos los fieles, y pide que sean instrumentos de paz y reconciliación en medio de la sociedad catalana, y no dejar de rezar al buen Dios por la paz y la justicia en Catalunya".

Consulta aquí más noticias de Lleida.