Uno de los presuntos autores de 22 delitos de hurto y estafa entre dos policías.
Uno de los presuntos autores de 22 delitos de hurto y estafa entre dos policías.  MOSSOS D'ESQUADRA

Los Mossos d'Esquadra han detenido en Sant Adrià de Besòs (Barcelona) a un chico de 25 años y a su hermano menor de edad como presuntos autores de 22 delitos de hurto y estafa.

Según ha informado este martes el cuerpo en un comunicado, el mayor de los hermanos obligaba al pequeño a hacerse pasar por sordomudo, cometer robos y pedir dinero en Barcelona y la vecina Cerdanyola del Vallès.

La investigación comenzó en diciembre cuando los Mossos detectaron en el distrito barcelonés de Nou Barris a un joven que simulaba pertenecer a una asociación ficticia de sordomudos para la que pedía una aportación económica y que, tras distraer a las víctimas, les sustraía la cartera y el teléfono móvil.

Las indagaciones policiales permitieron averiguar que solía cometer los hurtos en establecimientos comerciales, bares y restaurantes, y que para dar veracidad a su papel mostraba una carpeta con un documento falso que pretendía generar confianza a las víctimas.

Antes del robo se aseguraba de que la víctima tuviera el móvil o la cartera visible -sobre un mostrador o una mesa-, y entonces se le acercaba haciendo señas para simular su condición de sordomudo y tapaba el objeto que pretendía robar con la carpeta, además de pedir un donativo para la inexistente asociación.

Los Mossos descubrieron que al joven lo acompañaba otro chico en el exterior, por lo que, tras identificar al menor, se centraron en saber si actuaba en solitario o realmente contaba con el apoyo de alguien.

Finalmente, constataron que el acompañante era su hermano, de nacionalidad rumana como el menor y residente en la capital catalana, por lo que fue detenido, aunque en el momento del arresto se presentó con una identidad falsa.

El mismo día agentes de la Policía catalana registraron el domicilio de ambos y localizaron 1.000 euros, seis teléfonos móviles y dos joyas procedentes de los robos, además de documentación que el cuerpo cree falsificada, por lo que sospechan que el hermano mayor obligaba al pequeño, que no estaba escolarizado, a cometer los presuntos delitos.

Una vez detenidos, descubrieron que a los hermanos también se les atribuyen 14 hechos en los municipios barceloneses de Mollet del Vallès, Mataró, Badalona y en Sant Feliu de Guíxols (Girona), por lo que los Mossos mantienen abierta la investigación.

El menor pasó a disposición de la Fiscalía de Menores y ha ingresado en un centro de protección, mientras que el mayor de edad ha quedado en libertad con cargos tras pasar a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.