Caza furtiva
Caza furtiva DELEGACION

Los hechos se remontan al mes de diciembre de 2016, cuando el guarda de una finca situada en el término municipal de Alcaraz encontró el cuerpo decapitado de un ciervo, denunciando los hechos ante la Guardia Civil.

Durante la inspección ocular efectuada en el lugar donde yacía el cuerpo del venado, se recogió el casquillo de un arma del calibre 338Win que supuestamente se había utilizado para dar muerte a la especie de caza mayor, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

En uno de los servicios que la Guardia Civil orientó a controlar el furtivismo de piezas de caya mayor en la sierra de Alcaraz, se consiguió identificar a los dos ocupantes de un vehículo todoterreno, observando indicios de que pudieran dedicarse al furtivismo, portando el conductor un rifle del calibre 338Win, que fue intervenido para comprobar una posible coincidencia con la vaina encontrada junto al cadáver del ciervo.

Los estudios periciales, realizados por el laboratorio de balística de la Guardia Civil de Valencia, concluyeron que el casquillo pertenecía a un cartucho disparado por el rifle intervenido. Las diligencias instruidas por la Guardia Civil han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción de Alcaraz, que ha entendido de los hechos.

Consulta aquí más noticias de Albacete.