Javier Bardem
Javier Bardem, en el plató del programa 'El hormiguero'. ANTENA 3

Javier Bardem pisó este lunes el plató de El hormiguero para presentar su última película, Loving Pablo, la cinta que protagoniza junto a Penélope Cruz y que sigue las vidas del narcotraficante Pablo Escobar y de Virginia Vallejo, su amante. La pareja ha seguido su promoción este martes en Madrid donde la actriz ha aparecido ante los medios con un look total black de esos que tanto le gustan. 

Durante su conversación con Pablo Motos, Bardem describió cómo fue rodar una de las escenas más complicadas de la película junto a su esposa: "Es una escena muy larga, con mucha carga y es difícil mantener esa energía durante tantas horas". Por eso, según contó, le dijo a la actriz de Alcobendas que lo que iba a pasar en el set no se lo tuviera en cuenta: "Le dije que no tenía nada que ver conmigo".

"¿Qué pasó cuando acabasteis?", preguntó entonces el presentador. "Ella no quería verme más después de eso. Me dijo 'quítate el bigote, aféitate y vete a dormir al salón'", relató entre risas. Después de aquello, se duchó "religiosamente" para desprenderse de la energía negativa del personaje, al que describió como un "monstruo".

"Otros trabajos que se han hecho sobre él lo han glamurizado y este señor era un monstruo. Cuando ves cómo trata a la mujer que tiene la lado es cuando le ves como algo maligno", afirmó el actor.

Su obsesión por Pablo Escobar viene de lejos. En concreto, de 1999, cuando vio la película Blow, de Penélope Cruz y Johnny Depp, en la que aparecía como personaje secundario el de Medellín. Desde entonces, ha rechazado varios papeles para encarnarle porque, a su juicio, les faltaba algo. Con esta película, buscaba ser lo "más fiel posible" y tocar la tecla que "no se había tocado".