Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, este lunes.
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, este lunes. EUROPA PRESS

El PSOE mete más presión al Gobierno. Pedro Sánchez, secretario general socialista, exigió este lunes al presidente Rajoy que se someta a una cuestión de confianza si no logra aprobar los presupuestos para 2018 ni convoca elecciones anticipadas. "O presupuestos o elecciones, España no puede estar paralizada (...). Y si Rajoy no aprueba los presupuestos y no anticipa las elecciones, le exigiremos que se someta a una cuestión de confianza", anunció.

El socialista argumentó que el Ejecutivo tiene que aprobar "su principal ley" y que, "si no puede", debe poner a prueba sus apoyos en el Congreso. "Si pierde la cuestión de confianza, Rajoy ya no tendrá ninguna excusa para no anticipar las elecciones", agregó.

La decisión de presentar una cuestión de confianza corresponde en exclusiva al presidente, la oposición no puede forzarla. Para superarla, Rajoy necesitaría la mayoría simple. Si el Congreso le denegase la confianza, tendría que dimitir y el rey celebraría una ronda de consultas para proceder a una nueva investidura. La incógnita es qué sucederia si hubiera una mayoría parlamentaria contra Rajoy pero no una mayoría alternativa a favor de ningún otro candidato, ya que podría reeditarse el bloqueo político de 2016.

Desde la aprobación de la Constitución de 1978, solo se han planteado dos cuestiones de confianza: la primera, en 1980, la presentó Adolfo Suárez para poner en marcha un programa de austeridad y desarrollar el Estado autonómico. La segunda la encabezó Felipe González en 1990, tras problemas en el recuento en varias provincias en las elecciones celebradas meses antes. Tanto Suárez como González superaron el trance.

A preguntas de la prensa, Sánchez dijo que no descarta "nada", tampoco una moción de censura, pero dijo con claridad que los números "no dan" para una iniciativa de ese tipo, que requiere de mayoría absoluta.

Fuentes de la dirección del PSOE explican a 20minutos que el propósito del anuncio de este lunes es "meter más presión" a Rajoy y obligar a Ciudadanos a retratarse y decir si sigue apoyando al PP para gobernar.

Tras las palabras de Sánchez, el vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto, manifestó la "sorpresa" de los conservadores, recordó que el Gobierno ya ha dicho que presentará los presupuestos, y dijo que todos los partidos que apoyaron las cuentas de 2017 (Cs, PNV, CC y NC) tienen "razones suficientes para volver a hacerlo" este año.

Noelia Vera, coportavoz de la dirección de Podemos, acusó a Sánchez de "condenar a todos los españoles a vivir con Rajoy" hasta 2020, y le instó a presentar una moción de censura para "echar" al PP del Gobierno. Fuentes del partido morado explican a este diario que el anuncio del secretario general socialista es "un capítulo más de la serie Sánchez no quiere echar a Rajoy". "Esto se lo lleva el aire, el día que lleve al Congreso una moción de censura, nos lo creeremos", resumen.

El líder de Cs, Albert Rivera, por último, pidió al socialista que negocie los presupuestos en vez de "podemizarse".