Rodalies Renfe.
Rodalies Renfe. EUROPA PRESS

El Col·legi d'Enginyers de Camins, Canals i Ports de Catalunya ha advertido este lunes sobre la red ferroviaria de Barcelona, que está al límite de su capacidad, por lo que está en "riesgo de colapso".

En un comunicado, este lunes, ha indicado que la entrada del nuevo servicio de alta velocidad EVA, que tendrá El Prat de Llobregat como centro de operaciones; el Corredor Mediterráneo y la lanzadora al aeropuerto del Prat afectarán el funcionamiento de las infraestructuras actuales, saturando "servicios esenciales" para la movilidad, como Rodalies.

Los ingenieros han urgido a poner en marcha la estación de alta velocidad del Prat, donde en el futuro tendrían que parar los servicios AVE, Avant y el Corredor Mediterráneo para potenciar el acceso al aeropuerto de Barcelona desde Zaragoza, Lleida, Valencia, Tarragona, Girona y Figueres, entre otras poblaciones.

Otra medida necesaria sería ampliar el vestíbulo y los accesos de la estación de Sants de Barcelona y mejorar su relación con el resto de medios de transporte y con el entorno urbano.

"El sistema ferroviario de Barcelona está concebido para el funcionamiento conjunto de las estaciones de Sants y La Sagrera, y hasta que ambas no estén en servicio, ni la red de Rodalies ni la de alta velocidad podrán conseguir su capacidad máxima", ha apuntado el Col·legi, que añade que la estación de La Sagrera ha de ser una intermodal de primer orden, como lo es la de Sants.

Por eso, propone que, en cuanto a los servicios de alta velocidad, La Sagrera sea la estación de cabecera de los trenes que desde la capital catalana se dirigen hacia el sur, y Sants lo sea de los trenes que se dirigen hacia el norte, lo que permitiría aumentar las circulaciones en el corredor Madrid-Barcelona-Francia y absorver las circulaciones del Corredor Mediterráneo.

En cuanto a la conexión con el aeropuerto de Barcelona, el Col·legi cree que la mejor opción es que el servicio de Rodalies en las dos terminales sea una línea procedente de Valls, la actual R4, tal como prevé el Pla de Rodalies 2008, ya que una lanzadera entre Barcelona y el aeropuerto supondría introducir trenens con una frecuencia de paso elevada en un "sistema ya muy denso".

Además, ve interesante la posibilidad de que el nuevo túnel al aeropuerto esté también conectado con la línea de alta velocidad para ofrecer este tipo de servicio entre estas instalaciones y Barcelona-Sants, Girona y su aeropuerto, Figueres y ciudades del sur de Francia.

Túneles de Barcelona

Finalmente, considera que para la mejora de la red de Rodalies de Barcelona es necesario compensar el tráfico ferroviario que atraviesa la ciudad a través de los túneles de plaça de Catalunya y de Passeig de Gràcia.

Esto supondría una reorganización de las líneas de Rodalies actuales, lo que implicaría obras de infraestructura en los ámbitos L'Hospitalet-Sants y de Montcada-La Sagrera.

"Antes de acometer los soterramientos de L'Hospitalet y de Montcada, que el Col·legi celebra, es necesario haber resuelto técnicamente y acordar políticamente estas cuestiones", finaliza.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.