El detenido, que recientemente había salido de prisión, encerró y agredió sexualmente en repetidas ocasiones a una mujer el pasado sábado 10 de febrero.

La actuación de la Policía Nacional se desarrolló tras el aviso de un centro de salud donde se encontraba una mujer que presentaba síntomas de haber sido víctima de una agresión sexual.

La victima, de nacionalidad venezolana y 36 años, relató a los médicos primero y a los agentes que le atendieron después, como un individuo, aprovechando su necesidad debido a su adicción a sustancias estupefacientes, le había prometido una cantidad de cocaína a cambio de favores sexuales.

No obstante, el hombre acabó encerrándola contra su voluntad durante varias horas en una habitación con poco más que un colchón y dentro de una vivienda en obras, para obligarla a tener relaciones sexuales, informa la Policía Nacional en una nota.

Los agentes consiguieron localizar la casa en la que había estado cautiva, y tras entrevistarse con posibles testigos y ciudadanos de la zona, consiguieron localizar y detener al autor de los hechos.

La mujer prestó declaración en la Comisaría de Policía, contando como fue sometida durante más de cinco horas a continuas violaciones por parte de su agresor, y pudo escapar gracias a la intervención de una tercera persona que le dijo al agresor que la dejara marchar.

Una vez instruido el correspondiente atestado policial, junto con el detenido, fue remitido a la Autoridad Judicial competente.

La actuación fue desarrollada por policías nacionales de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Santa Cruz de Tenerife.