Teclado de ordenador portátil
Una mujer utiliza un ordenador portátil. CC/PIXABAY

El uso cada vez más intensivo de las redes sociales también está teniendo consecuencias negativas para el conjunto de la sociedad. Su utilización ha multiplicado las posibilidades de interacción entre dos personas, se conocieran o no anteriormente. Pero esta relación puede convertirse en ocasiones en una verdadera pesadilla para una de ellas, normalmente la mujer. Estamos hablando de la preocupante proliferación del fenómeno conocido como 'sextorsión', la coacción mediante la amenaza de difusión no consentida de imágenes íntimas a través de las redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea.

Las últimas memorias publicadas por la Fiscalía de la Comunidad de Madrid dejan patente un crecimiento de este delitos. Los documentos recogen que los procedimientos incoados por intento de manipulación, chantaje y coerción en casos de violencia contra la mujer han repuntado al pasar de 49 en 2014 a 68 en 2015 y a 91 en 2016 (último dato disponible), lo que supone un incremento del 86%. Expertos policiales y jurídicos vienen alertando del uso cada vez más habitual de las tecnologías de la información y las redes sociales como arma en estos caos.

«Las víctimas son mayoritariamente mujeres, cada vez más jóvenes debido a la generalización del uso de las nuevas tecnologías entre los adolescentes y a la baja percepción del riesgo que estos tienen a la hora de mantener conversaciones, facilitar información íntima o enviar imágenes personales», explican fuentes policiales. De hecho, el 31% de los adolescentes entre 11 y 16 años reconoce haber recibido mensajes de contenido sexual de un conocido sin que ello les haya molestado, según el estudio 'Net Children. Go Mobile: Riesgos y oportunidades en Internet y el uso de dispositivos móviles entre menores españoles', elaborado por la Universidad del País Vasco.

En el terreno jurídico también se han tomado medidas con la reforma del Código Penal en 2015, donde se introdujeron nuevos delitos como el de acoso (artículo 172 ter) o la difusión de imágenes íntimas sin consentimiento (art. 197.7). Entre ambas práctica se ubica la 'sextorsión', calificada como un tipo de delito de coacciones penado con entre seis meses y dos años de prisión en el caso de que se ejerza sobre una mujer con la que el autor mantenga o haya mantenido una relación sentimental (art. 172.2).

PNL de Cs

La preocupación por el aumento de este nuevo fenómeno delictivo ha llevado al Grupo de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid a presentar una Proposición No de Ley (PNL) que será debatida el próximo jueves. La formación que lidera Ignacio Aguado reclama en su propuesta «elaborar pautas para la prevención, detección y actuación ante el acoso y la difusión no consentida de imágenes íntimas a través de redes sociales y nuevas tecnologías».

Además, Cs pide «implantar dichas pautas en los colegios, institutos y universidades de la Comunidad de Madrid» y «desarrollar herramientas tecnológicas que ayuden a detectar o reportar posibles comportamientos nocivos, violentos e incluso delictivos sufridos por menores».

«Las mujeres somos un blanco fácil para los cobardes. La mayoría de mujeres no se atreve a denunciar o desconoce que está siendo víctima de un delito muy grave», asegura Esther Ruiz, portavoz de Mujer en el Grupo de Ciudadanos en la Asamblea.

Consulta aquí más noticias de Madrid.