Grúa, carretera vasca
Grúa, carretera vasca GOBIERNO VASCO

El servicio de asistencia de grúas ligeras para la retirada urgente de vehículos de la A-8 ha intervenido, en su séptimo año de funcionamiento, en 254 incidencias causadas por accidente y 323 por averías. Del total de 577, en 226 casos los conductores no tuvieron posibilidad de apartar su vehículo al arcén.

Un incidente de este tipo ocasiona una retención de unos seis kilómetros de media, por lo que el servicio impulsado por la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco ha evitado unos 1.356 kilómetros de retenciones (226 incidentes por 6 kilómetros).

La directora de Tráfico, Sonia Díaz de Corcuera, ha señalado que "los incidentes ocasionados en una vía tan transitada como la A-8, bien como consecuencia de accidentes o de averías en los vehículos, tienen una clara incidencia en la seguridad de las personas y también consecuencias económicas". "Con este servicio de retirada urgente conseguimos mejorar la fluidez del tráfico y minimizar los efectos negativos de las retenciones", ha destacado.

Desde la puesta en marcha del servicio hace ya siete años, las grúas han tenido 3.672 actuaciones. Las movilizaciones por averías durante el primer año supusieron el 50% del total de las actuaciones, mientras que en el segundo año supusieron el 59% del total de las actuaciones, un máximo de un 59,5% del total en el tercer año, un 59% en el cuarto, un 55% en el quinto y un 53,7% en el sexto y 56% en el último año.

Las grúas, hasta un máximo de cuatro, se posicionan en la A-8, entre el punto kilométrico 110 (Basauri) y el 139 (límite territorial con Cantabria), para la realización de las tareas de rescate de los turismos accidentados en el citado tramo de la A-8, así como en los accesos comprendidos en el mismo, en ambos sentidos de circulación.

Las ubicaciones de las grúas son las determinadas previamente por la Dirección de Tráfico, de acuerdo con la Ertzaintza. Se trata de puntos estratégicos que abarcan amplios tramos de vía en ambos sentidos. El tiempo medio que transcurre desde que una grúa de rescate recibe el aviso de movilización desde el Centro de Gestión de Tráfico de Euskadi CGTE hasta la llegada al punto exacto en que se requiere la prestación de su servicio es de unos 12 minutos.

El horario habitual del servicio es de 7.30 a 9.30 horas y de 17.30 a 19.30 horas, de lunes a viernes, si bien este horario es flexible y puede variar estacionalmente en función de los datos estadísticos de accidentalidad. Los vehículos siniestrados se retiran a las instalaciones de la empresa adjudicataria del servicio, a donde, posteriormente, acude la grúa de asistencia particular del vehículo.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.