Los habitantes de Sydney se han congregado en el emblemático Puente del Puerto, para figurar entre los primeros habitantes de la Tierra que han vislumbrado el Año Nuevo en medio de un fastuoso espectáculo de pirotecnia.

En la ciudad más grande de Australia, alrededor de un millón de personas han disfrutado de la festividad anual a la medianoche, con la Casa de la Ópera como telón de fondo.