José Miguel Bravo de Laguna
José Miguel Bravo de Laguna CEDIDO POR UNIDOS - Archivo

"Hay que poner la alfombra roja a los que vengan a invertir y, luego, si está mal pisada y algo no está bien pues se pide que se cambie; pero lo que no se puede hacer es bloquear y retrasar los proyectos para que la gente se canse y se vaya a otro sitio", explicó durante su intervención en un desayuno informativo organizado por el periódico La Provincia.

Así, detalló que durante los últimos 10 años se "paralizaron muchas inversiones hoy imprescindibles en turismo", algo a lo que hay que poner fin. Preguntado por su vehemencia al respecto quiso ser claro: "Yo tengo un apartamento en el sur desde 1975. No tengo interés personal de ningún tipo. Es el interés de la isla el que está en juego".

Para Bravo de Laguna la isla tiene una "oferta que no está adaptada a la demanda", con "16.000 plazas alojativas menos en 4 estrellas que Tenerife y 1.000 menos que Fuerteventura". Sobre el 'todo incluido' opinó que "no es precisamente lo mejor", aunque reconoció que toca "aceptar" también esa fórmula "porque, si no, no competimos".

SIENTE "ENVIDIA" DE TENERIFE POR SUS PRÓXIMOS NUEVOS HOTELES

Por todo ello, defendió "nuevas construcciones" y dijo darle "envidia" que Tenerife haya anunciado 17 nuevos hoteles de 5 estrellas en los próximos 10 años. "En Gran Canaria el último gran hotel fue el Lopesan Baobab en 2009. Seguimos parados y eso nos coloca en clara desventaja", lamentó.

Y es que, apuntó, Canarias debe estar preparada para cuando "se recuperen destinos" como Túnez, Turquía o Egipto, momento en el que seguramente haya que olvidarse de las cifras actuales de turistas. "El turismo debe intentar mejorar su calidad para que, si baja la cantidad, haya una oferta interesante y el turista gaste más. Toca impulsar y no bloquear", concluyó.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.