Jennifer Lawrence
La actriz Jennifer Lawrence acudió a los Óscar 2018 con un vestido de Dior de lentejuelas. GTRES

Jennifer Lawrence y su Dior vuelven a protagonizar otro año más el meme de los Óscar. En 2013 tuvo sus dos grandes momentazos: cuando se pisó su vestido (valorado en 4 millones de dólares) y cayó al suelo de camino al escenario para recoger el premio a la Mejor Actriz y al romperse parte de su modelito (Dior) durante la entrega de galardones del Sindicato de Actores.

En el primer caso, Lawrence explicó que estaba tan nerviosa esperando a ver si decían su nombre que no paraba de pensar 'cakewalk, cakewalk' (en inglés, 'cake' significa 'tarta' y 'walk', 'andar'). "¿Por qué no paro de pensar en eso?", se preguntaba la actriz. Y, según comenzó a subir las escaleras se dio el batacazo y recordó las palabras de su estilista: 'Kick, walk, kick, walk' (golpea y camina, golpea y camina)".

Al año siguiente, no decepcionó y generó otra tormenta de gif.  Ni siquiera había entrado en el teatro cuando se giró para saludar a sus fans y, en ese momento, se precipitó sobre la alfombra con un vestido rojo de Dior. "¿Se está cayendo Jennifer Lawrence a propósito?" bromeaba un usuario de Twitter.

La presentadora de la gala, Ellen Degeneres, se burló más tarde de Lawrence por el incidente en su discurso de apertura: "Si ganas esta noche, creo que deberíamos llevarte el Óscar", decía con una gran carcajada Degeneres.

¿Será que Dior le da mala suerte?

Así que tampoco ha sorprendido que en los Óscar 2018, Lawrence haya dado la nota. Si no se cae de bruces o se rompe la ropa ya se encarga ella de liarla. Esta vez, ha sido gracias a su manera particular de moverse entre las butacas del Tetro Dolby... a saltos y sin dejar de agarrar su copa de vino blanco.

La joven, de 27 años, luchaba por abrirse paso entre los asientos, mientras se levantaba el precioso vestido dorado de Dior con el que fue a la gala y dejó ver sus  largas piernas.

Una vez que terminó su carrera de obstáculos se aseguró de saludar a muchos de los invitados a los Óscar como Steven Spielberg, Woody Harrelson, Christopher Plummer y Meryl Streep. Durante la ceremonia estuvo de risas y bromas con su amiga Emma Stone.

Recientemente, reconoció que en la premier de Gorrión rojo iba tan borracha que parecía "una reina gótica del crack".