La actuación ha consistido en la renovación de 884 metros de cableado y la sustitución de 15 soportes de madera por cinco metálicos, diseñados para prevenir eventuales electrocuciones de las aves.

Este proyecto forma parte de los planes de Endesa para mejorar tecnológicamente las infraestructuras en el Camp de Tarragona para ofrecer un mejor servicio al cliente.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.