Jodie Foster y Jennifer Lawrence
Las actrices Jodie Foster (i) y Jennifer Lawrence (d), antes de entregar el Óscar a la mejor actriz, en la 90 edición de estos galardones cinematográficos.  GTRESONLINE

Una de las imágenes más comentadas de la noche de los Óscar fue la asistencia de la actriz Jodie Foster con unas aparatosas muletas que le permitían caminar a duras penas, resultado de una caída mientras esquiaba y que la tiene caminando con las muletas desde hace días.

Sin embargo, la actriz supo aprovechar ese pequeño impedimento para bromear. Subió al escenario para presentar el premio a la mejor actriz junto a su compañera Jennifer Lawrence, con la que destacó la diferencia de altura.

Tras salir al escenario, Lawrence le decía a Foster, "oye, lo siento mucho, ¿qué te ha pasado?".  "Streep", respondía Foster señalando a la veterana actriz, sentada en las primera fila de butacas.

"Me hizo un Tonya", añadió, en referencia a la película Yo Tonya, película que cuenta la historia de una patinadora que es acusada de mandar a un matón para partirle la rodilla a su principal rival.

"Pero prefiero no hablar de ello", añafía Foster ante una exageradamente sorprendida Lawrence, que a su vez confesaba "a mí me disparó una vez".

Mientras Meryl Streep reía en el patio de butacas, las dos actrices seguían bromeando: "pero no vamos a hablar de eso", decía Jodie Foster mientras Jennifer Lawrence agregaba: "por motivos legales... ella siempre es muy amable en los almuerzos". Y ver a Streep carcajearse, la acusaban: "mírala, está actuando".