Matteo Salvini
Matteo Salvini, líder del partido ultraderechista italiano Liga Norte. FLAVIO LO SCALZO / EFE

El Movimiento Cinco Estrellas (M5S) italiano celebró este domingo sus "apoteósicos" datos en las elecciones generales celebradas en Italia, en las que los sondeos le situaban como el partido más votado en solitario, un resultado confirmado tras un 50% escrutado, e invitó al resto de fuerzas a "hablar" con ellos para formar Gobierno.

El diputado del M5S Alessandro di Battista aseguró que los datos de los sondeos a pie de urna son "apoteósicos" e invitó al resto de fuerzas a negociar con su partido. "Los datos demuestran que todos deberán venir a hablar con nosotros. Es la mayor garantía para el pueblo italiano. Deberán utilizar nuestros métodos de transparencia, corrección credibilidad, basado en las propuestas", afirmó en una breve intervención ante los medios en Roma.

De este modo Di Battista, uno de los rostros visibles de este movimiento fundado en 2009 por Beppe Grillo, parece indicar que la formación participaría en coaliciones, un cambio en su política pues ha rechazado a pactar con fuerzas políticas tradicionales.

Según los sondeos a pie de urna, el M5S sería la fuerza más votada en solitario, sin ir en coalición, pero superada por la unión de derechas entre el exprimer ministro Silvio Berlusconi y los ultraderechistas Liga Norte y Hermanos de Italia.

Sin embargo, en base a esas encuestas, aún por confirmar en el escrutinio, ninguna formación alcanzaría la mayoría absoluta por si sola ni en la Cámara de los Diputados ni en el Senado, por lo que se necesitarán pactos para formar un Ejecutivo.

"Resultados históricos"

El partido de extrema derecha Liga Norte, en cualquier caso, celebró los "resultados históricos" que arrojaban los primeros sondeos, y que plantean un "sorpasso" a la formación del tradicional líder conservador Silvio Berlusconi.

El secretario nacional y diputado de la LN, Giancarlo Giorgetti, valoró en una breve comparecencia ante los medios estos "resultados históricos" pues los sondeos a pie de urna otorgaban a su formación entre el 16% y el 17% de los votos, un avance de más de diez puntos porcentuales respecto a las elecciones de 2013, cuando el actual líder, Matteo Salvini, tomó las riendas del partido en su mínimo histórico, en el 4,1%.

Salvini avanzó durante la campaña electoral que, en caso de que la coalición ganara y su partido superara en votos al del excavaliere, sería él el encargado de tratar de formar gobierno y ejercer como primer ministro.

"Hablaremos primero con nuestros aliados. Miramos el futuro con gran tranquilidad y conciencia. Sabemos qué debemos hacer. Creo que el reto de Matteo Salvini ha sido triunfal", declaró Giorgetti.

El diputado y mano derecha del excavaliere, Renatto Brunetta, avanzó a la televisión privada SkyTg24 que, en caso de que se confirme el avance de la Liga frente a Forza Italia, el pacto se garantizará y podría ser primer ministro.

De confirmarse estos datos, Berlusconi, inhabilitado políticamente y que ha propuesto en su lugar al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, vería cómo Salvini le arrebata el liderazgo de la derecha italiana, que controla desde 1994.