Según han informado este domingo a Europa Press fuentes municipales, los hechos se han producido de madrugada en un control de alcoholemia que realizaba la Policía Local, que dio el alto al conductor de un vehículo de alta gama con matrícula marroquí, que, tras revisar la documentación del vehículo, no se correspondía con el número de bastidor, que aparecía en los registros como sustraído en Suecia.

El conductor manifestó en su descargo que, al comprar el vehículo, éste venía ya con esas placas de matrícula puestas, procediendo los agentes a su detención y traslado hasta dependencias policiales, donde quedó a disposición judicial, en tanto que el vehículo quedó depositado en los Almacenes Municipales.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.