El edil ha recordado que, en el Plan General de 1986, actualmente vigente, no existen terrenos para construir nuevas instalaciones deportivas y que el anterior, anulado por el Tribunal Supremo en noviembre de 2015, "tampoco contemplaba parcelas municipales para dichas infraestructuras".

Por ello, en la moción se incluirá que en la elaboración del nuevo Plan General se contemplen las parcelas públicas necesarias "para poder implementar las infraestructuras que proponga la Mesa del Deporte, que se creó durante el mandato anterior y que no se ha vuelto a convocar".

"No podemos hacer un plan de infraestructuras deportivas si no existen terrenos para ejecutar las obras", ha declarado, añadiendo que es "fundamental que las resoluciones de la Mesa del Deporte se trasladen a los redactores del Plan".

Entre ellas, a juicio de Bernal, deben contemplarse parcelas públicas para la construcción de un nuevo estadio de fútbol, una pista de atletismo de cuerda homologada de 400 metros, un pabellón y una piscina olímpica, "ya que estas infraestructuras necesitan grandes espacios".

"Las instalaciones deportivas "son la gran asignatura pendiente de nuestro municipio", ha dicho, al tiempo que ha añadido que en los presupuestos del presente año "vemos que invertir en deportes no es una prioridad para este equipo de gobierno, ya que a pesar de saltarse el techo de gasto en cerca de 40 millones de euros, el porcentaje total que se va a invertir en instalaciones deportivas es inferior al de ejercicios anteriores".

"En cuestiones como ayuda y subvenciones, en lo que respecta a la concurrencia competitiva, hay un cero por ciento de aumento respecto a los presupuestos de 2017", ha sostenido el portavoz del PSOE en un comunicado.

Así, ha enumerado inversiones en instalaciones deportivas que "han desaparecido" de las cuentas de 2018, entre las que ha citado una piscina homologada, el polideportivo de La Campana. "Tampoco aparece la reforma del Serrano Lima, ni el Paco Cantos, ni las mejoras del Vigil de Quiñones, ni las actuaciones en la pista de atletismo", ha subrayado.

Frene a ello, ha puesto el "modelo socialista" con la recuperación durante su gobierno del Grand Prix de Gimnasia Rítmica, que volvió al municipio tras siete años, o el Ironman, un triatlón de larga distancia, "que cuesta 150.000 euros por edición -se firmaron cuatro- y que traerá a Marbella a unas 8.000 personas, incluyendo deportistas y acompañantes, durante cerca de una semana".

Consulta aquí más noticias de Málaga.