Elton
Imagen de Elton, perro especialista en detectar drogas, explosivos o buscar personas desaparecidas. TELEMADRID

El potente olfato de Elton permitió hallar el pasado mes de diciembre el cuerpo de Diana Quer y ahora este perro de rastreo se enfrenta a otro reto: localizar con vida a Gabriel Cruz, el niño de ocho años que desapareció el pasado martes en Las Hortichuelas, Níjar.

Este pastor belga malinois de 12 años es uno de los 550 perros de la Guardia Civil que está entrenado para detectar drogas, explosivos o buscar personas desaparecidas. Ese ha sido su trabajo y el de su guía, Juan Manuel Sánchez, durante los últimos 11 años.

A sus espaldas lleva más de 400 desapariciones y crímenes en los que ha participado. Entre otros casos, ha resuelto el del asesino de Pioz o el del descuartizador de Majadahonda. Aunque el último logro más reconocido ha sido el de encontrar el cuerpo de Diana Quer, objetivo por el que llevaba trabajando desde el 22 de agosto de 2016. Elton fue clave en este caso al ser capaz de localizar los restos de la joven madrileña, que se encontraban a 8 metros de profundidad en el pozo de una nave industrial.

Ahora, el pastor belga y su guía forman parte del dispositivo de búsqueda integrado por guardias civiles, buzos, helicópteros, perros de rastreo, voluntarios, un escuadrón de caballería y agentes de inspección ocular para encontrar alguna pista sobre el pequeño Gabriel.

Se trata de uno de los mejores canes de la Guardia Civil, según explicó en anteriores ocasiones su guía, Juan Manuel Sánchez. Este perro es todo un especialista en restos biológicos: trabaja con muestras de sangre secadas hace cinco años y es capaz de detectar un resto de más antigüedad y extraer más olor de esa muestra humedeciéndola con su propia respiración.

En su currículum también figura el resto que marcó en un sofá que había sido lavado varias veces y que correspondía a un desaparecido y esa gota que pudo oler dentro del altavoz de una televisión.