Agentes de la Policía Nacional han liberado a dos menores, de 16 y 17 años de edad y nacionalidad rumana, que habían sido vendidas por su hermana a otros clanes por 10.000 euros por cada una. En la operación han sido detenidas siete personas, cuatro en Morales de Toro (Zamora) y tres en Pozaldez (Valladolid)

La investigación comenzó el pasado mes de noviembre de 2017, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un clan, asentado en una localidad de Zamora, que habría vendido a dos menores de su mismo núcleo familiar a otros clanes vecinos tras cobrar 10.000 euros por cada una de las jóvenes.

Tras diversas gestiones, los agentes constataron que las dos menores habían huido de su vivienda familiar, situada en una localidad de Valladolid, al haber sido víctimas de abusos sexuales por parte de su padre. Las chicas se refugiaron en la vivienda de su hermana mayor, situada en Zamora. Una vez allí, su hermana y el marido de esta negociaron su venta a otros clanes vecinos para matrimonios forzados.

La primera joven fue vendida a un grupo familiar afincado en la misma localidad zamorana. Los agentes detectaron que se encontraba enferma sin ser asistida médicamente, ya que, al parecer, la matriarca no lo veía necesario. La otra hermana fue vendida a un clan familiar situado en una localidad vallisoletana. Tras su liberación, se pudo comprobar que, además, había sufrido abusos sexuales por el marido de su hermana.

Una vez localizadas las menores e identificados todos los miembros de los clanes implicados, los agentes llevaron a cabo el correspondiente dispositivo operativo en ambas localidades. Concretamente, se realizaron tres entradas y registros simultáneos, logrando la detención de las siete personas investigadas y la liberación de las dos menores de edad.

Las detenciones y la liberación de las menores, de 16 y 17 años, ocurrieron el pasado martes de forma simultánea en domicilios de Morales de Toro y Pozaldez en los que están asentados clanes de etnia gitana y nacionalidad rumana a los que pertenecían los implicados, según han indicado hoy fuentes policiales.

Al respecto, el alcalde de Morales de Toro, Luis Segovia, ha indicado que cuando se produjeron las detenciones el pueblo se vio sorprendido por la presencia de una veintena de agentes, por lo que debido al despliegue inicialmente pensaron que podría tratarse de un asunto terrorista.

Ha explicado que la familia que presuntamente efectuó la venta de las menores está "bastante bien integrada" en el pueblo, en el que reside desde hace cuatro o cinco años y forma parte de los entre 150 y 180 integrantes de la comunidad de gitanos rumanos existente en este municipio zamorano de un millar de vecinos.

El máximo responsable municipal ha asegurado además que todos menos uno de los detenidos en el pueblo han quedado ya en libertad.

"Nos guste más o menos" es una costumbre entre esa comunidad que se casen muy jóvenes, antes de alcanzar la mayoría de edad, y prueba de ello es que ha habido varios casos de madres con 16 y 17 años, ha observado el alcalde.

Actualmente las jóvenes se encuentran en un centro de acogida dependiente de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.