La segunda teniente de alcalde y portavoz de València en Comú, María Oliver
La segunda teniente de alcalde y portavoz de València en Comú, María Oliver FLICKR AYUNTAMIENTO DE VALÈNCIA

"Es evidente que en la V-21 hay problemas en las horas punta pero es mucho más fácil cambiar el horario de entrada en la UPV, en la UV o en otros ámbitos en los que separamos que generan una entrada de personas en hora punta que ampliarla en un entorno de huerta que para nosotros tiene un valor incalculable", ha señalado Oliver en una entrevista a Europa Press.

La edil, que ha expresado su rechazo a la ampliación de esta vía a la entrada de València sobre terrenos de huerta, ha apuntado que la propuesta que ha planteado "por lo menos, se podría estudiar", teniendo en cuenta que "son soluciones se han tomado en otras ciudades y que dan resultado". "Si no, al final parece que el objetivo no sea más que la obra en sí misma", ha agregado.

Oliver ha indicado que infraestructuras como la V-21 y actuaciones como las planteadas para esta autovía tienen que ver con el "modelo de ciudad" y "con su desarrollo" y ha defendido "la labor que está haciendo València en Comú en este ámbito". Así, ha opinado que se debe ser "muy exigente" con "lo que son las tramitaciones que tienen que ver con ese desarrollo".

"Son proyectos que tienen que ver con el modelo de ciudad y para nosotros esta es la pieza clave que debe distinguir a este gobierno local -el conformado junto a València en Comú por Compromís y PSPV- de otros no progresistas", ha expuesto la segunda teniente de alcalde, que ha apuntado que esto "conlleva ser muy coherentes y muy honestos en cómo se tramita el posible crecimiento" de València. "Eso es lo que la ciudadanía está esperando de nosotros", ha dicho.

Asimismo, la responsable municipal ha considerado que "tampoco tiene mucho sentido que se esté apostando" en el ámbito "de la Generalitat por una Ley de Protección de la Huerta" y que "no se sea coherente a la hora de defender la V-21 en el formato que tiene ahora".

María Oliver ha señalado que València en Comú ha estimado "desde el principio" que la ampliación de la V-21 es una inversión "innecesaria" y ha estimado que ese dinero podría destinarse a otros proyectos dado que "tenemos Cercanías menguados y una serie de servicios públicos que también tienen que ver con la movilidad totalmente infrafinanciados".

La concejala ha pedido ser "coherentes" y se ha referido, en ese sentido, al posicionamiento del Ayuntamiento respecto a la V-30. A este respecto, ha declarado que se considera, atendiendo a los "técnicos", que "una ampliación de carriles lo único que va a hacer es acabar por saturar la vía porque está demostrado que la gente tiende a coger el camino más rápido y a saturar la vía más rápida".

"Desde el punto de vista técnico estamos informando una cosa en una vía. Nosotros apoyamos, con la misma coherencia, lo mismo en la V-21", ha expuesto.

EL ALCALDE DEBERÍA "INSISTIR"

Oliver ha recordado, por otro lado, que el consistorio está "todavía esperando a ir a hablar con el Ministerio" de Fomento para hablar del futuro de la V-21. "Es una reunión que no se ha producido, que el Ayuntamiento exigió y que nunca se ha dado", ha afirmado.

A su vez, ha considerado que el alcalde de València, Joan Ribó, debería "insistir" para que se produjera ese encuentro. "La insistencia de Alcaldía debería ser importante en temas que afectan tanto a la ciudad", ha asegurado.

Preguntada por la relación de los socios de gobierno que integran el ejecutivo municipal, el conocido como Govern de La Nau, y por las diferencias que en algún momento han surgido en torno a proyectos de la ciudad, la portavoz de València en Comú ha respondido que son "tres sensibilidades políticas diferentes" que aunque "tienen muchos puntos en común" puede que en "en casos concretos" no coincidan "en todos los puntos".

PROPUESTAS "MÁS SÓLIDAS"

María Oliver ha afirmado que el debate para aunar posturas contribuye a que "las propuestas que salen del equipo de gobierno" sean "muchos más sólidas" y ha opinado que eso es "positivo". "Somos tres partidos y siempre la ciudadanía y es todo quizá más complejo pero las propuestas que salen son mucho más sólidas y todo más equilibrado. En ese sentido, estoy satisfecha", ha aseverado.

La también edil de Vivienda, Educación y Acción Cultural ha manifestado que el balance que hace del Govern de La Nau es "en general, positivo" y ha destacado "el cambio" que se está viendo en la ciudad. "Se ve claramente que es un gobierno más social y más progresista, mucho más transparente y participativo", ha indicado.

Respecto a áreas de su competencia como Educación, ha valorado el "vuelco grande" que ha dado esta delegación con una apuesta por "proyectos educativos" y por "el concepto de ciudad educadora". En este punto, ha resaltado la puesta en marcha de un nuevo pliego de escoletes infantiles, con tres de gestión municipal en Nazaret, Olivereta/Patraix y Quatrecarreres.

"GESTIÓN NEFASTA"

Igualmente, sobre la gestión emprendida en el Teatro Musical TEM, Oliver ha valorado que haya recuperado la actividad, a través de la administración municipal, un espacio "cerrado" como consecuencia de "una gestión nefasta" en la legislatura anterior. Ha resaltado que haya sido posible abrir este recinto y trabajar para potenciarlo tanto dentro del barrio del Cabanyal-Canyamelar, en el que se encuentra, e implicar a sus vecinos en su día a día como para el conjunto de la ciudad.

Consulta aquí más noticias de Valencia.