Donald Trump
El presidente estadounidense, Donald Trump. EFE

Un día después de anunciar que EE UU impondrá aranceles del 25% al acero importado y del 10% al aluminio, el presidente Donald Trump se ha jactado de su decisión al asegurar que en situación de déficit, las guerras comerciales "son buenas y fáciles de ganar". La Casa Blanca ha asegurado que no se contemplan excepciones para ningún país.

"Cuando un país (EE UU) está perdiendo muchos miles de millones de dólares en comercio virtualmente con cada país con el que hace negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar", ha afirmado el presidente de EE UU a través de su cuenta personal en Twitter. "Por ejemplo, cuando estamos 100.000 millones de dólares abajo con cierto país y se ponen chulos, ya no comerciamos más con ellos, logramos una gran victoria. ¡Es fácil!", ha presumido.

"Debemos proteger nuestro país y a nuestros trabajadores. Nuestra industria siderúrgica está en mal estado. ¡Si no tienes acero, no tienes un país!, ha añadido Trump.

El presidente de EE UU anunció este jueves que la próxima semana firmará los nuevos aranceles dirigidos a proteger a los productores estadounidenses de acero y aluminio, después de que el Departamento de Comercio de EE UU instase en febrero a la Administración a imponer un arancel de al menos un 24% sobre las importaciones de acero a cualquier país del mundo o, en su defecto, una cuota del 53% sobre la compra de este material desde EE UU en doce países, incluidos China o Brasil.

Asimismo, respecto a las importaciones de aluminio forjado y sin forjar, el departamento pidió un arancel de al menos el 7,7% sobre las importaciones de todos los países exportadores, aunque también se sugirió un arancel del 23,5% para el aluminio procedente de China, Hong Kong, Rusia, Venezuela y Vietnam. En el caso de las consideraciones referidas al aluminio, Trump tenía hasta el próximo 19 de abril de 2018 para tomar una decisión.

Nadie se salva

Los aranceles a las importaciones de acero y aluminio serán generales, y no se contemplan excepciones para ningún país, aunque sí podrían hacerse para ciertas "situaciones" particulares, ha asegurado la Casa Blanca.

"Lo que ha anunciado el presidente son aranceles generales, del 25 % al acero y el 10 % al aluminio, sin excluir a ningún país", dijo un alto funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato, en una conferencia de prensa telefónica.

"Habrá un proceso de excepciones no en términos de países, sino de posibles situaciones que puedan surgir", agregó la fuente sin dar más detalles.

Reacciones

La Comisión Europea ha asegurado este viernes que tiene "preparadas" medidas en respuesta a la imposición de aranceles al acero y el aluminio anunciada por EE UU y aseguró que tomará una decisión al respecto el próximo miércoles durante su reunión colegial semanal. "Vamos a reaccionar de forma rápida, firme y proporcionada", respetando, eso sí, las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), ha explicado este viernes en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario, Alexander Winterstein.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ya avanzó este jueves que la UE reaccionaría "con firmeza y proporcionalidad" para defender sus intereses y que remitirá "en los próximos días" una propuesta para tomar medidas reactivas "compatibles" con la Organización Mundial del Comercio contra Estados Unidos para "reequilibrar la situación".

También el ministro de Comercio de Australia ha dicho que las medidas anunciadas por EE UU podrían desencadenar represalias de otras economías y suponer la pérdida de muchos puestos de trabajo, mientras que China advirtió de que el comercio se verá dañado si otros países siguen el ejemplo de EE UU.

A su vez, la Federación alemana del acero (WV Stahl) ha instado a la Unión Europea (UE) a actuar "rápidamente" ante la introducción de medidas proteccionistas contra las importaciones de acero anunciadas por el presidente de EE UU. "Si la UE no actúa, nuestra industria siderúrgica pagará la factura del proteccionismo de EE UU", dijo el presidente de la asociación, Hans Jürgen Kerkhoff.