Se trata, al igual que en otras ocasiones, de una medida preventiva encaminada a "garantizar la seguridad" y permanecerá activa hasta que las rachas de viento y las condiciones climatológicas adversas remitan y "no supongan ningún riesgo para la población", ha informado el Consistorio.

Hasta el momento, tanto Bomberos como Policía Local han llevado en la ciudad a cabo un total de 18 intervenciones motivadas por el viento, como caídas de árboles o desprendimientos en fachadas, según fuentes municipales.

Ante esta situación, el Consistorio ha insistido, en un comunicado remitido a Europa Press, en la importancia de "extremar las precauciones necesarias y protegerse del viento". Asimismo, ha recomendado retirar elementos exteriores de terrazas, balcones y azoteas.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.