Uno de los teléfonos incautados
Uno de los teléfonos incautados GUARDIA CIVIL - Archivo

Hasta la fecha se ha detectado la adquisición de casi 30 terminales a nombre de los denunciantes, según ha detallado en una nota de prensa la Guardia Civil, que ha puesto a disposición judicial al investigado, que tiene antecedentes policiales.

Los hechos se conocieron a raíz de las denuncias de tres personas vecinas de Loja, Ogíjares y Benalúa, municipios de la provincia de Granada, en las que denunciaron que les estaban llegando "cargos de telefonía" por números que no poseían, y que, "al hacer las reclamaciones, las mismas compañías telefónicas les aconsejaron que denunciaran el hecho".

El puesto de la Guardia Civil de Armilla inició la investigación comprobando que todos los contratos denunciados habían sido realizados por el mismo comercial, por lo que se procedió a su localización para el esclarecimiento de estos hechos.

Con motivo de la investigación, se comprobó que el investigado, al obtener los datos personales y bancarios de clientes para dar de alta una línea telefónica, de Internet o adquisición de un terminal, "supuestamente falsificaba otros contratos de alta de líneas y compraba teléfonos móviles con cargo a las víctimas".

Se ha llegado a detectar la compra de 26 teléfonos a nombre de los tres clientes que han denunciado los hechos, no descartándose la posibilidad de que existan varios más que aún no son conscientes de la estafa y no lo han denunciado.

Los teléfonos adquiridos eran vendidos posteriormente por el supuesto autor de la estafa a otras personas, desconociéndose de momento quién los habría adquirido.

Consulta aquí más noticias de Granada.