El alcalde de Valladolid en el homenaje a Manuel Iborra
El alcalde de Valladolid en el homenaje a Manuel Iborra EUROPA PRESS

El acto se ha celebrado este viernes en el Salón de Recepciones del Ayuntamiento, con la presencia del propio Iborra Sánchez, de 85 años, y buena parte de su familia, incluidos sus hijos que continúan con el negocio familiar en la calle Lencería, junto a la Plaza Mayor.

El primer edil vallisoletano ha destacado que Iborra Sánchez pertenece a "una generación" de ciudadanos que "dio mucha prosperidad a la ciudad" y ha recalcado que sin su trabajo "el verano no sería lo mismo" pues son muchos los vallisoletanos "e incluso turistas" a los que "no les importa" hacer cola en verano para comprar sus helados o en fechas navideñas para los turrones.

Puente ha defendido que "en un momento como el actual" en el que lamenta que el pequeño comercio "parece sucumbir ante las grandes multinacionales", demuestra que Iborra tiene "mucha alma".

Iborra Sánchez representa a la tercera generación de esta familia que ha vendido sus productos en Valladolid y se instaló en la ciudad a finales de los años 60, cuando comenzó a hacerse cargo de la tienda a raíz del fallecimiento de su padre, Manuel Iborra Planells, que había abierto el establecimiento en 1957.

Antes que ellos, el abuelo del homenajeado, Manuel Iborra García, había vendido turrones de Jijona desde principios del Siglo XX en un puesto ambulante en la acera de San Francisco de la Plaza Mayor así como en otras tiendas con las que llegaba a acuerdos para instalar sus productos.

A su muerte, en 1940, Iborra Planells continuó con la venta e incorporó los helados, en los que se había especializado. El padre del homenajeado fue quien asentó la tienda de dulces en la calle Lencería en 1957, antes de su fallecimiento en 1969, que fue cuando cogió las riendas del negocio Manuel Iborra Sánchez.

En la actualidad, con el homenajeado ya retirado de la actividad y después del fallecimiento de su esposa que regentó el negocio durante varios años, son tres de sus cuatro hijos quienes conforman la cuarta generación de 'iborras' en el despacho de turrones, helados y otros dulces y productos de alimentación.

EL 'MERCURIO' DE FECOSVA

Iborra Sánchez ha recibido obsequios del Consistorio vallisoletano así como una insignia del 'Mercurio' del Pasaje Gutiérrez que representa la "mayor consideración" por parte de Fecosva.

El escritor y periodista José Miguel Ortega ha glosado la figura del pequeño empresario, de quien es amigo, y ha improvisado una conversación con él, ya que aseguraba estar muy emocionado como para pronunciar un discurso.

Así, Iborra Sánchez ha reconocido que los homenajes no le "llaman la atención", pues es más partidario de celebrar con una comida, pero ha reconocido finalmente que está "muy agradecido" por recibir el cariño de la ciudad.

El empresario ha recordado sus largos viajes de joven en tren desde Jijona (Alicante) a Valladolid y ha reconocido que, "nunca" le ha "tirado" volver a su tierra natal, pues ha explicado que tiene amigos tanto en la ciudad vallisoletana como en la localidad alicantina, pero que los de aquí "son más jóvenes", ha bromeado.

También ha explicado que los vallisoletanos apenas han cambiado sus gustos en estos 50 años, pues entonces gustaban "los mismos sabores que ahora".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.