Según el escrito del Ministerio Público, los hechos se remontan a "finales de mayo o primeros de junio de 2016", cuando el acusado y la menor se encontraban en el salón del domicilio del primero, que convenció a la víctima para hacerle un masaje "para que tuviera la tripa dura", como exigían en el cuerpo, ya que, según él, la víctima la tenía "muy blanda".

La menor accedió y se tumbó en el suelo. Se levantó la camiseta y el acusado comenzó a masajear su abdomen y, en un momento dado, le subió la camiseta y le levantó el sujetador. Comenzó a tocar sus pechos y a besarlos. Sin embargo, la menor le retiró las manos y le dijo que solo le masajease la tripa, según añade el texto.

El acusado le bajó también los pantalones y las bragas, realizó tocamientos en sus genitales, "los chupó en una ocasión" y llegó a introducir un dedo en la vagina, todo ello sin consentimiento de la menor, que cerró las piernas e inmediatamente se levantó, se subió el pantalón y salió de la vivienda.

Además de la pena de prisión, la Fiscalía solicita la prohibición de aproximación y comunicación con la víctima durante seis años y la inhabilitación durante tres años después a la pena de cárcel para cualquier profesión u oficio que conlleve contacto regular y directo con menores. También interesa una libertad vigilada durante seis años y una indemnización de 4.000 euros en favor de la denunciante.

Consulta aquí más noticias de Segovia.