Lavavajillas
Imagen de un lavavajillas. JORGE PARÍS

El lavavajillas es ya casi un electrodómestico imprescindible en las cocinas de medio mundo, y también en los hogares españoles. Hoy, ¿quién no tiene un lavaplatos? Los años 70 fueron determinantes para que estos aparatos se extendieran por los hogares. Sin embargo, el lavaplatos ya se había popularizado en bares y restaurantes.

Un cambio de diseño para ser más atractivo, mejor rendimiento energético o la gran oferta de detergentes han sido claves para ir dejando atrás el tradicional fregado de platos.

Ejemplares en PDF de MiBolsilloEl lavavajillas es uno de los mejores aliados de la tareas del hogar. Numerosos estudios afirman que no solo es cómodo, sino que además es eficaz en el ahorro. El uso del lavavajillas supone un importante ahorro de agua. El ahorro energético también es evidente. Un estudio del Canal de Isabel II evalúa que la mejora en el uso de la energía se cifra en 1,06 kilovatios por hora diarios, debido a la reducción en el volumen de agua caliente empleada.

Sin embargo, lo que más valoran aquellos que usan este electrodoméstico es el ahorro de tiempo. Si elegimos el lavavajillas completo utilizaremos el tiempo en otras tareas y no nos daremos cuenta de que está encendido porque algunos apenas hacen ruido.

El mayor uso del electrodoméstico de moda también provoca interrogantes. Al no estar habituados a utilizarlo, cometemos múltiples errores cuando le damos al botón de encendido. Uno de los principales es el programa que ponemos. En este sentido, existen programas cortos y largos. Mientras que los programas más largos tienen un menor consumo de agua y de energía, los programas rápidos consumen más y son menos eficientes.

Elegir un lavavajillas adecuado para nuestra cocina no es fácil. El comparador automático de la OCU muestra qué tan eficientes son los diferentes lavaplatosdel mercado y nos ayuda a escoger uno por las características que demandamos. Mayor o menor capacidad, más o menos grandes...los que mejor se adapten para el ahorro diario de nuestro bolsillo.

Uno de los elementos básicos a la hora de poner nuestros utensilios a lavar son los detergentes. El tipo de detergente usado marca la diferencia entre un aclarado y una vajilla limpia y brillante. En el mercado nos encontramos con pastillas de jabón y detergentes líquidos, que escogeremos siempre según las caraterísticas del lavavajillas.

Otras cuestiones menores, pero no por ello menos interesantes son los interiores de los aparatos. Si puedes, cómprate un lavavajillas con puerta equilibrada para evitar accidentes (al abrirla se queda a la altura deseada, sin caer totalmente ni volverse a cerrar). También es importante que tenga un bloqueo de seguridad durante el funcionamiento del aparato por si tienes niños en casa.

Si te preocupa el medioambiente ten en cuenta la eficiencia energética del lavavajillas. La clasificación de cada aparato se hace de la letra A+++ a la D.

Evita los programas cortos

  • Usar sal y abrillantador: es importante utilizar estos dos elementos porque eliminan gran parte de la cal, además de ponderar la acidez del agua.
  • No abrirlo hasta el final: solo se debe abrir una vez finalizado el programa que hayamos elegido. No debemos sacar ningún cubierto hasta el final porque despilfarramos energía.
  • Colocar adecuadamente: los cubiertos se deben colocar en el cesto y hacia abajo.
  • Los platos y sartenes, en la parte inferior: vasos, copas y tazas en la bandeja de arriba sin bloquear las hélices.
  • Lavado mensual: una vez al mes es recomendable hacer un lavado con el lavavajillas vacío y al máximo tiempo y temperatura del agua para eliminar cualquier resto.
  • Usar el jabón adecuado: evitar los productos que contengan lejía. No se debe usar jabón líquido y menos el normal de lavar los platos. Este último deja residuos y puede taponarlo.
  • Revisar los filtros: si sacamos los filtros y los vemos muy sucios, habrá que desatascar el aparato. Se encuentran en la parte inferior del electrodoméstico y se abren por la escotilla.
  • Limpiar bien los platos: es bueno pasar una escobilla por todos los cubiertos para eliminar los restos sólidos de alimentos. Pueden quedarse en el filtro y atascarlo.
  • Menos programas corto: los programas cortos y de baja temperatura son por si tenemos unos pocos cubiertos o platos que lavar. Si lo usamos mucho, podemos provocar obturaciones.