e intervenciones de carácter preventivo llevado a cabo por unidades de Seguridad Ciudadana y la Unidad de Intervención Policial principalmente.

En concreto, la mayor parte de las incautaciones realizadas se han producido durante el patrullaje habitual de dotaciones de Seguridad Ciudadana y controles preventivos de Unidades de Intervención policial, que focalizan su trabajo esencialmente en puntos negros localizados y en zonas de ocio donde se han determinado repuntes eventuales de denuncias.

Las sanciones ante una incautación de un arma considerada como prohibida oscilan entre los 100 euros para una infracción leve a los 30.000 euros por una infracción grave, si bien la Policía Nacional ha destacado que no toda incautación de armas deriva necesariamente en una sanción.

Según ha indicado, "muchas de ellas se intervienen para prevenir la posible comisión de hechos o para mantener la seguridad ciudadana". De las armas intervenidas en los últimos meses en Navarra, se ha procedido a tramitar expediente sancionador en 80 de los casos.

Una vez finalizados los trámites administrativos o judiciales, transcurrido un tiempo prudencial, y cuando la autoridad competente lo autoriza, se procede a la destrucción física de las armas y objetos prohibidos en dependencias policiales.

Consulta aquí más noticias de Navarra.