Sukhoi Su-57
Imagen del Sukhoi Su-57. Alex Beltyukov

Moscú está desplegando estos días un nuevo y avanzado caza furtivo en su base aérea en Siria, el Su-57, según han informado estos días medios rusos y según ha podido comprobarse a través de varios vídeos colgados en internet recientemente. Esta información llega en plena escalada de la violencia sobre zonas como Guta, donde los civiles muertos se cuentan por centenares tras los constantes bombardeos, lo que ha provocado que la ONU llame a una tregua humanitaria que de poco está sirviendo para frenar esta tragedia.

Su aparición se produce en uno de los momentos más críticos de la guerra siria, donde centenares de personas están perdiendo la vida en los intensos bombardeos que sufren ciudades como Guta, completamente arrasada y asediada hasta el punto que sus habitantes no pueden escapar de ella.

Según analistas y diferentes medios como The Guardian, está usando el conflicto sirio para poner a prueba todas y cada una de sus nuevas armas. Lo hizo ya para demostrar la destreza de sus misiles de crucero y sus helicópteros de combate. Ahora llegan estos cazas de quinta generación con los que, entre otras cosas, también tratan de enviar un mensaje a Estados Unidos y las fuerzas aliadas sobre su potencial armamentístico. De hecho este nuevo caza ruso está siendo promocionado como el rival del Lockheed Martin F-22 Raptor que usa Estados Unidos.

Rusia, principal valedor internacional del régimen de Al Asad, ya anunció hace un mes y a través de su viceministro de Defensa, Yuri Borisov, que los Su-57 estaban "listos para combate", coincidiendo con las primeras ofensivas de Estados Unidos directas contra Rusia en la guerra siria. En ellas mataron e hirieron a decenas de mercenarios rusos y milicianos pro Al Asad mediante bombardeos con aviones no tripulados sobre la ciudad de Deir ez-Zor.

Desde Rusia han surgido importantes voces críticas con el uso del Su-57 en Siria. Una de esas voces es Ruslan Pukhov, experto en Defensa y director del Centre for Analysis of Strategies and Technologies, con sede en Moscú. "Si pierdes uno de estos aviones, podría significar grandes problemas, ¿qué pasa si esa tecnología cae en las manos equivocadas? , alerta Pukhov.

Los analistas también ven en el uso del Su-57 una necesidad comercial y es que este avión ha supuesto un sobrecoste excesivo para el Ejecutivo de Vladimir Putin. "Hay un elemento estratégico, pero también un elemento publicitario", asegura Douglas Barrie, del International Institute for Strategic Studies en Londres. Rusia tendría pues otro objetivo con el estreno de este caza: venderlo. Clientes no le faltan y de hecho ya se habla de India como potencial cliente a corto plazo.