Un abuelo y su nieta
Un abuelo paseando con su nieta. Pixabay

Los abuelos y tíos maternos de una niña de 6 años han logrado que un juez fije un régimen de visitas para verla tras la negativa de su padre cuando asumió su custodia en 2015 después del fallecimiento de la madre, de la que estaba separado.

En la sentencia el juez establece que la niña pasará con su familia materna fines de semana alternos, las tardes de los miércoles, tres días en Navidad y 15 días en verano, además de contacto telefónico los lunes y los jueves, un régimen de visitas que según el abogado de la familia, Gabriel Velamazán, es "más amplio" de lo habitual porque la niña estuvo un año viviendo con su madre y la familia de esta tras la separación y durante su enfermedad, por lo que la relación era "intensísima".

"No volvéis a ver a la niña"

Los hechos se remontan a octubre de 2015 cuando, tras fallecer la madre de la pequeña -que entonces tenía 3 años y era la hija única de la pareja- el padre obtuvo la custodia y cortó las visitas de la niña a sus abuelos y tíos maternos señalando: "Mientras no lo diga un juzgado no volvéis a ver a la niña".

Los abuelos y los tíos maternos presentaron una demanda judicial reclamando su derecho de comunicación y visitas respecto de la pequeña, pidiendo medidas cautelares para evitar que se rompiera el contacto mientras llegaba el juicio.

El letrado ha destacado este jueves la importancia de que el juzgado adoptara dichas medidas cautelares en apenas tres meses (en enero de 2016), por lo que hasta la celebración del juicio en 2017 la niña ha pasado con su familia materna (en este tiempo ha fallecido el abuelo) las tardes de los miércoles, un fin de semana al mes, 15 días en verano y días sueltos de Navidad y Semana Santa.

El juicio se celebró en 2017 y en el mismo el padre esgrimió que "tras regresar de las estancias con su familia materna" la pequeña "muestra rechazo a la figura paterna" porque los abuelos y tíos "estarían hablando mal del padre delante de la menor".

Además presentó un informe de una psicóloga, que lo ratificó en el juicio, que desaconsejaba las relaciones de la niña con su familia materna porque debido a esas relaciones "la niña está prolongando en exceso el duelo por la muerte de su madre, lo que le causará perjuicios emocionales y psicológicos", según se relata en la sentencia.

El juez, en el fallo, considera que "no se ha acreditado causa justificativa para la supresión o no reconocimiento de un régimen de visitas de la menor con su familia materna", régimen que apoyó la Fiscalía y que coincide con la petición de la familia salvo en verano, cuando solicitaba pasar un mes con ella en vez de 15 días.

Cumplió con las medidas cautelares

La sentencia, de octubre de 2017, que ya es firme desde el pasado febrero, no ha sido recurrida por el padre, que ha cumplido con el régimen tanto durante las medidas cautelares como tras el fallo.

La familia materna ha querido darla a conocer para "animar a muchos tíos y abuelos" a que "luchen por un régimen de visitas amplio, a que no renuncien a estar con ellos" pues juegan "un papel fundamental en el desarrollo emocional del niño, es injusto privar al menor de esta compañía", según una carta facilitada a los medios por su abogado, que también anima a batallar.

En la misma piden también que "por el bien del menor es necesario que las leyes amplíen estos regímenes de visita. Los abuelos y los tíos constituimos un pilar fundamental en la educación de los nietos y los sobrinos".