Iñaki Arriola
Iñaki Arriola EUROPA PRESS

El departamento de Vivienda del Gobierno vasco ha sacado a licitación la construcción de 162 pisos de alquiler en los barrios bilbaínos de Txurdinaga y Arangoiti con una inversión de más de 15 millones de euros. En concreto, se trata de 107 alojamientos dotacionales (ADAs) para jóvenes en Txurdinaga y 55 viviendas sociales en Arangoiti, cuyas obras, que se espera que comiencen este mismo año, constituyen una de las actuaciones "más importantes" en materia de vivienda social de los últimos años.

En rueda de prensa, el consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, Iñaki Arriola, ha señalado que estos dos proyectos para la construcción de 162 viviendas de alquiler, cuya licitación fue aprobada el pasado martes por el Consejo de Gobierno, están destinados a atender la demanda "creciente" de alquiler existente en la capital vizcaína de personas que no encuentran solución a sus necesidades en el mercado libre .

El proyecto que sale a concurso en Txurdinaga ratifica, a juicio de Arriola, la apuesta que desarrolla su departamento por este tipo de alojamiento social, los ADAs, destinados "preferentemente" a las personas "jóvenes" y destinados a favorecer su "emancipación". De hecho, es la mayor promoción de ADAs que se aborda en los últimos diez años en Euskadi.

Arriola ha recordado que, de los 51.171 solicitantes de una vivienda en alquiler apuntados en Etxebide, 10.524 son jóvenes de menos 35 años que demandan viviendas de una habitación para vivir. En su mayoría (un 54,1%) son mujeres y solteros (un 94% del total).

La previsión es que la construcción de los ADAs de Txurdinaga y de las viviendas sociales de Arangoiti se adjudiquen antes de las vacaciones de agosto y que las obras comiencen ya en septiembre, con un plazo de ejecución de dos años.

ALOJAMIENTOS DE TXURDINAGA

El edificio de alojamientos de Txurdinaga se va a construir en una parcela ajardinada de 2.082 m2 de superficie situada en la calle peatonal Orueta. El inmueble contará con planta baja y cuatro alturas y albergará 107 viviendas de alquiler para jóvenes.

Según ha precisado, 81 de estos alojamientos dispondrán de dependencia única, mientras que los restantes 26 contarán con un dormitorio. Tres de estos últimos, además, estarán adaptados para personas con movilidad reducida.

También está prevista la construcción de 107 plazas de aparcamiento y 43 trasteros, siendo el presupuesto del proyecto de 10,6 millones de euros.

Para la adjudicación de estas viviendas se seguirán las condiciones y requisitos de acceso establecidos en la normativa de Euskadi. El plazo máximo previsto de alquiler de los ADAs es de cinco años, ya que su propósito no es que los jóvenes adjudicatarios se queden de forma indefinida en estos apartamentos, sino que en ese tiempo puedan encontrar una vivienda más definitiva para vivir en familia, ya sea en propiedad o en alquiler, para que el apartamento que han dejado libre pueda ocuparlo otro joven. Igualmente, las personas adjudicatarias pagarán un canon mensual "en función del tipo de alojamiento y de su renta".

Respecto a la sostenibilidad energética, se usará un sistema de tres bombas de calor por aerotermia para el servicio de calefacción y agua caliente sanitaria, de manera que el 70% de la energía consumida provendrá de energías renovables. Así pues, el edificio contará con certificación energética A y tendrá un consumo energético casi nulo. La emisión de calor en los alojamientos se realizará a través de un sistema de baja temperatura, por medio de suelo radiante.

VIVIENDAS SOCIALES EN ARANGOITI

El proyecto de Arangoiti se sitúa en el oeste del barrio, en la ladera sur del monte Ganeta, junto al depósito de aguas y está condicionado por la fuerte pendiente de la parcela.

Por ello se contempla la edificación de dos bloques de forma escalonada, uno de 24 y otro de 31 viviendas, unidos por un espacio central desde el que se accede a ambos. Junto a esta parcela, el Departamento de Vivienda ya está construyendo actualmente 60 alojamientos sociales que se finalizarán este año.

El proyecto, redactado por el equipo de arquitectura Deurbe, también contempla la urbanización de los espacios de uso público que se forman en la plataforma entre ambos bloques, la escalera urbana que desciende por su parte oeste y las zonas de remate de la edificación. La inversión prevista es de 5,2 millones de euros.

El bloque 1, situado en la parte más alta de la parcela, tiene un total de 24 viviendas: 13 de tres dormitorios, nueve de dos, una de un dormitorio, y una vivienda adaptada de dos dormitorios; y el bloque 2, situado en la parte más baja de la parcela, acoge 31 viviendas: 11 de tres dormitorios, 16 de dos, dos de un dormitorio, y dos viviendas adaptadas de dos dormitorios.

La superficie construida total será de 6.913 metros cuadrados, incluyendo 55 trasteros y otras tantas parcelas de aparcamiento. El doble edificio contará con la más alta eficiencia energética (calificación A), que se obtiene de la combinación de sus elementos constructivos con los sistemas de calefacción y ventilación previstos.

La demanda energética se reduce mediante un cerramiento generalizado de las fachadas con un aislamiento a base de lana de roca de 8 cm, que se aumenta a 12 cm de poliestireno extruido en la cubierta plana.

El suministro de agua caliente y de calefacción procede de energía cien por cien renovable, ya que ambos bloques contarán con una caldera alimentada con pellets procedentes de biomasa. Asimismo, dispondrán de recuperadores de calor de doble flujo individual, con lo cual se ventilan las viviendas y también se reduce su demanda energética al introducir en ellas aire nuevo y limpio previamente calentado.

TRABAJAR CON INTENSIDAD

Arriola ha abogado por "hacer algo continuado en el tiempo" con el fin de poder responder adecuadamente a la demanda de pisos. "Tenemos que trabajar mucho y con intensidad", ha añadido.

Además, ha reconocido que Euskadi no ha tenido una tradición de apuesta por el alquiler y que, de hecho, "llevamos haciendo políticas en este sentido desde hace sólo 15 años". "De nada sirve tener una ley muy avanzada si no existe un parque de viviendas", ha manifestado.

En ese sentido, ha incidido en la necesidad de hacer un esfuerzo "a largo plazo", con una inversión "año tras año" que requiere, en sus palabras, de una colaboración interinstitucional.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.