La moción desestimada incluía un segundo punto en el que, a su vez, se compelía al Ejecutivo Foral a "reforzar la Orientación Laboral remitiendo en el plazo de tres meses al Parlamento las medidas implementadas".

Del mismo modo, ya en un tercer apartado, se emplazaba al Gobierno de Navarra a extender los programas de orientación laboral a los trabajadores y trabajadoras en situación de precariedad laboral".

En la exposición de motivos, la moción impulsada por PSN daba cuenta de los "más de 13.700 personas en situación de desempleo de larga duración, el 37% del total de parados", y reclamaba para ellos "un Acuerdo de Integración Laboral dirigido a mejorar sus condiciones de empleabilidad".

A ese respecto y en consonancia con las directrices de la Unión Europea, que entiende el desempleo como el "reto social más importante", se advertía sobre el riesgo de exclusión social, pobreza, desigualdad y deterioro de las finanzas públicas que, para cualquier sociedad, acarrea la pervivencia de una tasa de paro estructural.

En ese sentido y a propósito de la importancia que, en el intento de reversión del paro, cobran la "atención especializada" y los "itinerarios personalizados", se recordaba que "las convocatorias de ayudas a parados de larga duración que gestiona el Servicio Navarro de Empleo han fracasado debido al corto espacio de tiempo transcurrido entre la publicación de la resolución y la presentación de la memoria".

Consulta aquí más noticias de Navarra.