HOTEL MAMÁ
HOTEL MAMÁ GRUPO CAPPUCCINO - Archivo

El HOTEL MAMÁ, situado en la céntrica plaza de Cort, de Palma, cuenta con 32 habitaciones de lujo en la que el reconocido diseñador ha plasmado "el alma y la esencia" de Palma con un estilo que se caracteriza por una armonía entre lo tradicional y lo contemporáneo en el que se "huye de las modas" para ofrecer espacios "frescos" y "acogedores".

Entre otras comodidades, todas las habitaciones incluyen sábanas y almohadas de lino egipcio, muebles a medida e interiores exclusivos de Jacques Grange, televisores de pantalla plana de 49" y 40" y altavoz Marshall Stanmore HiFi.

La "visión única" de diseñador francés queda reflejada en cada una de las estancias del HOTEL MAMÁ, un verdadero museo en el cuadros, esculturas y fotografías, junto con muebles y pavimentos, dotan al establecimiento de una personalidad única.

Además, el HOTEL MAMÁ dispone de servicios exclusivos como un spa ideado para convertirse en un "refugio de tranquilidad" lejos del bullicio de la ciudad y un moderno gimnasio con equipos de primera clase, disponible para uso exclusivo de los residentes del hotel.

CINE Y GASTRONOMÍA DE VANGUARDIA

Una de las bazas estrella y diferenciadora de este nuevo establecimiento hotelero es su cine de lujo. Un espacio dotado con equipos profesionales de sonido y proyección y con una amplia gama de películas de taquilla, para que los huéspedes puedan sentarse y disfrutar de los mejores largometrajes.

Para deleitarse con una verdadera experiencia gastronómica, el HOTEL MAMÁ cuenta con un restaurante, inu japanese, en el que se fusiona a la perfección la alta cocina japonesa con una decoración que evoca la esencia del Japón tradicional.

Asimismo, también dispone del Café Mamá, abierto desde las 07.00 horas hasta medianoche, en el que poder degustar desde un delicioso café o un cóctel hasta la mejor repostería o comida tradicional que hayan despuntar al Grupo Cappuccino desde sus inicios.

Estos dos ambientes gastronómicos están ubicados en el patio central, diseñado por Grange para que la "vida" del hotel transcurra en este espacio ecléctico presidida por una fuente mallorquina rodeada de palmeras.

Igualmente, la planta baja del hotel acoge la colección de arte "más extensa" de cualquier hotel en España con obras de artistas como los estadounidenses Sean Scully o Wendy Artin, una pasión personal del propietario de Grupo Cappucino, Juan Picornell.

La corona del HOTEL MAMÁ se encuentra en el ático, un escondite secreto donde los clientes pueden refrescarse en el agua o relajarse en una de las tumbonas junto a la piscina mientras contemplan las vistas del casco histórico de Palma.

En definitiva, asegura Picornell, el arte, la decoración, la gastronomía y la música, cuidadosamente seleccionados, hace que el HOTEL MAMÁ sea "muy diferente a cualquier otra oferta hotelera".